A MODO DE PRESENTACION

Ya esta. El sueño se cumplió. Dejare de escribir en las paredes, ahora tengo mi pagina propia. Soy un periodista de alma, que desde hace 40 años vive y se alimenta de noticias. Tenia 18 años cuando me recibieron en El Liberal de Santiago del Estero, el doctor Julio Cesar Castiglione, aquien le debo mucho de lo que soy me mando a estudiar dactilografia. Ahí estaba yo dando mis primeros pasos en periodismo al lado de grandes maestros como Noriega, Jimenez, Sayago. Gracias a El Liberal conocí el mundo. Viaje varias veces a Europa, Estados Unidos, la lejana Sudafrica y América del Sur, cubriendo las carreras del "Lole" Reutemann en la Formula 1. Después mi derrotero continuo en Capital Federal hasta recalar para siempre en Mar del Plata, donde nacieron tres de mis cinco hijos y conocí a Liliana, el gran amor de mi vida. Aquí fui Jefe de Redacción del diario El Atlántico y tuve el honor de trabajar junto a un enorme periodista, Oscar Gastiarena. De el aprendí mucho. Coqui sacaba noticias hasta de los edictos judiciales. Bueno a grandes rasgos ese soy yo. Que es Mileniomdq, una pagina en la web en donde encontraras de todo. Recuerdos, anedoctas, comentarios. Seré voz y oídos de mis amigos. Ante un hecho de injusticia muchas veces quisistes ser presidente para ir en persona al lugar y solucionar los temas. Eso tratare de ser yo. Una especie de justiciero ante las injusticias, valga el juego de palabra. No faltaran mis vivencias sobre mi pago, Visiten el lugar, estoy seguro que les gustara. Detrás de mis comentarios idiotas se esconde un gran ingenio.

martes, 17 de octubre de 2017

MAR DEL PLATA LA CIUDAD MAS SEGURA DEL MUNDO SI COREA DEL NORTE LANZA SU MISIL


Argentina, más particularmente la ciudad de Mar del Plata, han tomado un inesperado protagonismo en medio del conflictoEstados Unidos-Corea del Norte, cada vez más belicoso.
Según el Australian Broadcasting Corporation (ABC News), Mar del Plata sería el punto más lejano de Corea del Norte para protegerse ante un eventual lanzamiento de sus misiles de lanzamiento espacial, cuyas estimaciones hablan de un poder de fuego de 15 mil kilómetros.
"En este escenario, el único continente que estaría en gran medida seguro sería América del sur", establece el medio australiano en la infografía digital que armó para difundir estos cálculos. Luego especifica: "El punto de tierra más lejano de Corea del Norte parece ser la ciudad de Mar del Plata, en Argentina".
El portal aclara que "estos misiles solo se han probado con satélites relativamente livianos, por lo que es improbable que llegaran tan lejos con la carga pesada de una ojiva".
Y explican, además, que estos misiles tardan días en prepararse para el lanzamiento, "lo que les da tiempo a los enemigos para prepararse y posiblemente interrumpirlos, por lo que es altamente improbable que se usen como misiles ofensivos".
La infografía interactiva analizó también qué ciudades y países del mundo entrarían en el rango de alcance con los misiles norcoreanos de 1.000 kilómetros (todo Corea del Sur), 2.000 kilómetros, 4.500 kilómetros, 8.500 (El Estado de Alaska y partes de Australia) y 10.000 (todo Australia, Los Ángeles, Nueva Zelanda, por ejemplo).
Hace pocos días, Corea del Norte criticó y amenazó a Australia por sus "peligrosos" movimientos para alinearse con Corea del Sur, y especialmente con Estados Unidos.

lunes, 16 de octubre de 2017

MACRI LLEGA DULCE



Por Eduardo van der Kooy
Mauricio Macri hace esfuerzos para no dejarse encandilar por el optimismo. No hay día que sus ministros y asesores no le arrimen algún buen pronóstico sobre las elecciones del próximo domingo. Uno de los últimos le arrancó una sonrisa. Su imagen nacional ha pegado un salto y está en los mismos valores que después de su asunción, hace casi ya dos años. El reflejo icónico se observa en Buenos Aires. Inmediatamente después de las PASO su estimación llegó al 45%. Acaba de superar la barrera del 50%. Los datos son de encuestas oficiales. Pero aún las que no lo son, muestran una tendencia similar.
El Presidente deja siempre que sus hombres disfruten del buen clima. Aunque nunca puede evitar interpelarlos sobre el día después. Qué piensan sobre una administración que, a priori, emergerá fortalecida pero a la que le aguarda un año duro. De gestión y de reformas que inevitablemente friccionarán el nervio social. Del otro lado del mostrador estará un peronismo revuelto que debe enfrentar, al menos, dos desafíos: su reorganización para el 2019; la jubilación del liderazgo de Cristina Fernández.
Macri sabe que el 2018 será más empedrado de lo que fue el 2016. Cuenta con una ventaja: la posición de fuerza en que quedaría luego del domingo 22. Pero también con una contra: el primer año condujo hacia una elección de medio término donde no se pone en juego el corazón del poder. Su sorpresiva irrupción, por otro lado, tomó en estado de mareo al arco opositor. En el 2019, Macri y Cambiemos apostarán a su continuidad. Un reto a la historia: el peronismo nunca resignó dos elecciones presidenciales de modo consecutivo. ¿Por qué estaría dispuesto a aceptarlo mansamente ahora?
Esa disputa terminará por acortar los tiempos. “No será un año. Tal vez sea bastante menos”, murmura el Presidente. El límite podría establecerlo el fútbol que lo mantuvo en vilo la última semana. El año virtual de gestión arrancaría en noviembre y se prolongaría hasta fines de julio. Ese mes concluirá el Mundial de Rusia en el que competirá la Selección argentina que llegó a clasificarse con la última gota de sudor. Después no quedará mucho margen para la gestión en el Congreso. Cambiemos deberá armar su esquema de reelección. El peronismo rastreará la unidad y el candidato que le permita salir de la inclemencia del llano, al cual está poco acostumbrado.
El fortalecimiento político previsible no estimula al Presidente a apartarse del camino de la moderación. Ni siquiera se tienta con la inversión de los términos de la fórmula que lo condujo al triunfo en 2015. En aquel momento, con razón, se estableció que el éxito de María Eugenia Vidal en Buenos Aires en octubre había sido un factor determinante para volcar a favor de Macri el balotaje. Ahora se avizora otra conclusión. El probable triunfo de Esteban Bullrich sobre Cristina en el principal distrito electoral será la consecuencia del extendido predominio de Cambiemos en las PASO en el mapa nacional. En ese paisaje habrían incidido Macri y el sello de la coalición.
El programa inmediato del Gobierno tiene por ahora dos objetivos. La reforma tributaria que deberá negociar con el PJ. La reforma laboral que tendrá que encarar con el sindicalismo. Dos patas de una estructura con parentescos. En el primer caso, Rogelio Frigerio posee canales abiertos con los gobernadores del PJ. Pero resulta imperioso aguardar al domingo venidero. Los cómputos dirán quién podría llevar la voz cantante en esa comarca. Las fichas caen sobre la mesa de Juan Manuel Urtubey. Debe revalidar la victoria en las PASO. Descubrir, a la vez, qué capacidad exhibe para unificar la postura de los mandatarios pejotistas.
El Presidente pegó un salto en su imagen. Pero También un futuro con complicaciones.
La reforma laboral promete ser más enmarañada. Macri habría desistido de enviar, en ese terreno, un gran paquete al Congreso. Esa opción presentaba una dificultad grande. Corría riesgo de aglutinar al sindicalismo disperso y al PJ en la misma acción. Cambiemos dejará de ser una coalición con representación de hiperminorías. Pero tampoco será para bailar. El Presidente preferiría avanzar de otro modo. Negociando con cada sector gremial. Sin exponer en el gran teatro a los viejos caciques sindicales.
El caso piloto fue el acuerdo que firmó el verano pasado con el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra. Ocurrió para facilitar la explotación del yacimiento de Vaca Muerta. Se trata de recursos no convencionales cuya extracción acarrea más costos. La idea madre consistió en la conservación de los empleos. Involucra a unos 20 mil trabajadores.
El Presidente está dispuesto a comandar la negociación. Supone que la baja del costo laboral constituye un engranaje crucial para mejorar la competitividad de la economía y los precios. En la tarea será asistido por Jorge Triaca. El ministro de Trabajo viene subiendo escalones en el Gabinete. Ha ganado autonomía y presencia por dos cualidades: la tenacidad sobre las metas que sigue; su discreción para desarrollar esa tarea. Lejos de los micrófonos.
Triaca tuvo conversaciones exploratorias con dos de los secretarios de la CGT. Juan Carlos Schmid y Héctor Daer escucharon sus bocetos. Ninguno se manifestó intransigente ni rebelde. Aquella negociación exigirá al Gobierno quizás una nueva coreografía. Macri colocó a la corporación sindical en el centro de la campaña. Casi fue un regalo que le hicieron los dirigentes. Se animaron a desafiar al mandatario con una protesta callejera pocas horas después de su victoria en las PASO. Hubo una réplica fulminante. Fueron despedidos el titular de la Superintendencia de Salud, que maneja la caja de las obras sociales, Luis Scervino y el secretario de Trabajo, Ezequiel Sabor. Ambos poseían conexiones terminales en el universo gremial.
Macri aprovechó la circunstancia para otro sacudón. Que puede haber tenido una onda expansiva de campaña mucho mayor que aquel primero. Terminó promoviendo la detención del secretario general de la UOCRA-La Plata, Juan Pablo “Pata” Medina. Su persecución constituyó un espectáculo que recorrió el país. Un verdadero bocado de caviar para simbolizar la lucha contra las mafias. Una apuesta, además, con casi nulo costo sindical. Nadie salió a defender al legendario dirigente, dueño de un prontuario plagado de estafas y extorsiones. Todavía hoy se revelan perfiles increíbles de su vida y su fortuna.
Aquel cambio de escenario requerirá de Macri ciertos cuidados. Tiene pendiente en la agenda una demanda regeneradora de Cambiemos que actualiza cada día Elisa Carrió. La diputada no parece proclive a pactar un intervalo con el sindicalismo. Esta misma semana dijo que una de sus ambiciones es ver encarcelado a Hugo Moyano. Al líder camionero le acaba de estallar una denuncia por su actividad paralela. El presunto tráfico de fondos desde su sindicato a las arcas de Independiente. El hombre estuvo hablando del caso, con inquietud, con Daniel Angelici. Nadie sabe si el titular de Boca realizó alguna mediación con su amigo Macri.
El Presidente tampoco asoma convencido de avanzar con otra promesa que viene postergando y figura también entre los anhelos de Carrió. No sería 2018 el año para plantear la reforma política. Se superponen motivos. El proyecto para terminar con las PASO fue sólo una calentura momentánea. El Gobierno se terminó percatando que significaron una plataforma invalorable para el acceso al poder y ahora para la consolidación en las legislativas. Cambiemos doblegó al peronismo valiéndose de esa herramienta. ¿Por qué motivo abolirla cuando despunta en el horizonte la posibilidad de la reelección? Los intentos por la boleta electrónica fracasaron en el pasado. Sobrevive la alternativa de la boleta única. ¿Valdría la pena apurarla ahora que desde el poder se puede usufructuar el arrastre del sistema tradicional? La política desnuda los oportunismos y las ambivalencias.
Macri conjetura además que la tregua natural con la oposición luego de la victoria habría que aprovecharla para cambios que beneficien la marcha de la economía. Repasa la historia y comprueba: el único paréntesis pactado desde 1983 lo logró Raúl Alfonsín con Antonio Cafiero, cuando el peronista se impuso en 1987 en Buenos Aires. Duró apenas seis meses. Sirvió para sancionar las leyes de Coparticipación y Seguridad Interior. Después comenzó a incubarse la crisis de 1989.
El Presidente tampoco pasa por alto otras alertas. Aún antes del próximo domingo, fluyen las conversaciones en la oposición para unificar el bloque del PJ con otras fuerzas. Sergio Massa aportará los diputados que tenga. Salvo quizás tres que nunca comulgaron con el peronismo. Florencio Randazzo sumará los suyos. El pejotismo podría conformar a futuro un bloque que oscilaría entre los 50 y 65 legisladores. La gran artesana de esa trama es Graciela Camaño. Sólo quedarían afuera del espacio los cristinistas. La diputada del Frente Renovador está dispuesta a no allanarle ningún camino a Macri.
De aquel panorama se desprende la cautela presidencial. Macri sabe que varios planetas se han alineado. Los jueces de Comodoro Py armaron una competencia para ver quién desnuda mejor y antes la corrupción kirchnerista. Muchos fiscales dejaron sola en el banquillo a la procesada Alejandra Gils Carbó.
La economía ayuda aunque la inflación todavía no. Los empresarios parecen sufrir una borrachera de optimismo. La victoria se presiente y el Presidente llega dulce. Pero a ese sabor lo disuelven enseguida las obligaciones del poder.

domingo, 15 de octubre de 2017

¡DONDE ESTA MILAGRO SALA?...EN LA CARCEL


A pesar de que Milagro Sala había apelado la decisión judicial que el pasado 29 de septiembre le había revocado el beneficio de la prisión domiciliaria, y esa apelación había dejado en suspenso la medida, la dirigente de la Tupac Amaru volvió a prisión.
Su regreso no se debió a aquel fallo de la Cámara de Apelaciones y Control del Poder Judicial de Jujuy que ordenó poner fin a la prisión domiciliaria, si no a que, según el juez, la dirigente no mantuvo las condiciones para mantener ese beneficio.
El argumento que usó el juez Pablo Pullen Llermanos -que fue quien le concedió a Sala la prisión domiciliaria y ahora se la revoca- es que no cumplió con el principal motivo del beneficio domiciliario, que era el cuidado de su salud, al negarse a hacerse los chequeos médicos cuando los tribunales lo pidieran.
Ayer viernes, efectivos policiales provinciales intentaron llevarla a un hospital local para verificar su estado de salud. Pero Sala se negó. En el entorno de la líder de la Tupac Amaru dijeron que ese traslado no había sido notificado y se había pautado de otra manera. Según el marido de Sala, Raúl Noro, días atrás habían acordado con un psiquiatra y una médica del Poder Judicial que el viernes se haría presente en la casa en la que Sala estaba presa una psicóloga para "ultimar detalles de un traslado formal y consentido a un establecimiento privado". Ello, con el fin de concretar estudios, en el contexto de un pedido de la familia para un trabajo de "recuperación de su salud física y mental".
Cuando los efectivos llegaron para el traslado al hospital, Sala se negó y exigió que cualquier medida que se dispusiera fuera con presencia de sus abogados. El traslado no se concretó.
Pablo Ponce, vocero Poder Judicial Jujuy, confirmó que el juez Pullen Llermanos revocó la prisión domiciliaria “por cuanto el día de ayer Milagro Sala debía ser trasladada al hospital Pablo Soria de la ciudad de Jujuy, a los efectos de realizarse allí análisis y estudios cuyos turnos ya tenía reservados. También ha obstaculizado e incumplido con este traslado, y el juez decidió dejar sin efecto esta resolución por la cual ella estaba cumpliendo la prisión preventiva en su domicilio particular”.
Ponce aclaró que “la causa principal por la cual se le otorgó en su momento a Milagro Sala la posibilidad de estar en su domicilio fue el cuidado de su salud y de su integridad física de acuerdo a lo que también oportunamente había sugerido la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Ante esta negativa, esta obstaculización por parte de Milagro Sala, que ha incumplido la principal condición, es por lo cual el juez Llermanos se presentó esta mañana a las 7.30 en el domicilio de El Carmen, acompañado por personal de la Policía de la provincia, del sistema de emergencia médica de Jujuy, el SAME, y de personal del juzgado. Procedió al traslado de Milagro Sala a la Unidad Penal de Alto Comedero".
"Esta modalidad de cumplir la prisión preventiva en su domicilio tenía como principal condición el cumplimiento de todas las indicaciones médicas para el cuidado de su salud y el resguardo de su integridad física. Y era bajo advertencia de revocar la medida si se incumplía con esta decisión del juez", dijo Ponce.Esto ha pasado el día viernes, por lo cual el doctor Pullen Llermanos decidió su traslado nuevamente al penal y dejar sin efecto aquella resolución por la cual se le había concedido la modalidad de prisión preventiva en su domicilio".
Ponce aclaró que esta medida "no tiene nada que ver con la revocatoria que sacó en su momento la Cámara de Apelaciones. Esa decisión ha sido apelada por los abogados de Milagro Sala con un recurso de casación y con un recurso de inconstitucionalidad que seguirán sus trámites".
Ante la consulta sobre si Sala puede volver a su domicilio si ahora se hace los chequeos, el vocero agregó: "No. El juez ha dejado sin efecto la resolución que oportunamente concedió del traslado al domicilio de El Carmen".
Antecedentes

Esta no es la primera vez que Sala se rehúsa a hacerse chequeos. En marzo de este año, la dirigente social ya había rechazado hacerse unos estudios médicos ordenados por la Corte y los médicos fueron a verla al penal. En ese momento, el chequeo era lo único que faltaba para que la justicia jujeña pudiera enviar a la Corte Suprema los informes que solicitó sobre las condiciones de detención de Milagro Sala.
Además, pese a estar detenida, Sala seguía haciendo política. Cuando se cumplieron dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado, convocó a través de un video a participar de la marcha. "Lamentablemente nos está queriendo meter miedo este Estado que dice que estamos en democracia cuando hay compañeros desaparecidos, presos políticos", había dicho Sala a través de un video difundido por miembros de la Tupac Amaru.

sábado, 14 de octubre de 2017

PASO A PASO COMO MATARON A NISMAN


Por Daniel Santoro
Mientras el fiscal Eduardo Taiano está evaluando punto por punto el informe que le entregó la junta interdisciplinaria de la Gendarmería Nacional para decidir si pide el cambio de carátula de la causa sobre Alberto Nisman, de “muerte dudosa” a “homicidio”, Clarín publica por primera vez detalles de la pericia que revelan cómo fue el asesinato, paso a paso.
Si bien está bajo secreto de sumario y cada copia entregada a las partes tiene una letra con una marca de agua en las hojas para evitar filtraciones, fuentes judiciales comentaron a Clarín los textuales más importantes del informe firmado por 28 expertos de la Gendarmería.
El arma
Sobre el proyectil de la pistola Bersa 22 dice, por ejemplo, que “la trayectoria interna en la zona de la cavidad craneana va de atrás hacia adelante y de derecha a izquierda y ligeramente de abajo hacia arriba".
"El orificio de entrada se encuentra ubicado a 3 centímetros por encima de la implantación del pabellón auricular derecho y a 0,7 centímetros por delante en la región palietotemporal.”
Sin tendencias suicidas
En respuesta a preguntas de las querellas de la viuda de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, y su madre Sara Garfunkel, y de la defensa de Lagomarsino, el informe confirma los golpes que sufrió antes de morir.
Aclara que “no se ha podido tener el peritaje de autopsia psicológica por carecer de elementos... no se ha arriba a diagnóstico de personalidad por carecer de antecedentes. No es posible deducir que padecía de un síndrome o trastorno psíquico asociado a una conducta autodestructiva”.
Drogas y ketamina
"En el análisis toxicológico sobre el pool de vísceras se detectaron cafeína, alprazolan, clonazepan y ketamina", dice la pericia.
"Respecto de la ketamina se puede afirmar que se hallaba en anestesia disociativa, siendo su voluntad abolida pero con conservación de su tono muscular lo cual habría facilitado el posicionamiento de la víctima dentro del baño para su posterior maniobra homicida mediante el mecanismo denominado sumisión química."
Hay un apartado titulado “Administración de la ketamina”, donde dice que “con relación a dicha sustancia se podría atribuir a la ketamina que fue usada luego de la reducción sin poder determinar con exactitud la vía de la administración”.
El disparo y los victimarios
De los informes periciales de las policías de Salta y Buenos Aries “esta junta interdisciplinaria infiere que el doctor Nisman no utilizó las manos para el disparo que le provocó la muerte violenta".
En el subtítulo “Planeamiento de la dinámica más probable del hecho” se afirma que hubo 2 victimarios.
“Uno manipula el arma y otro asiste y manipula el cuerpo de la víctima. El victimario 2 junto al cuerpo con vida de la víctima lo posiciona con la pierna derecha apoyada en el piso y la izquierda flexionada, rodilla a tierra con el torso erguido ubicado frente a la bañera próximo con su hombro derecho al vanitory y sobre la alfombra, al mismo tiempo, el victimario 2 se ubica en cuclillas sobre el lateral izquierdo apoyando en flanco izquierdo de Nisman, sujetando por las axilas a modo de abrazo."
Más adelante, se puntualiza que “el victimario 1 que oficia de tirador se ubica parado y por detrás del doctor Nisman próximo al vanitory; con su mano izquierda tomaría del cabello de la víctima y sosteniendo el arma con la mano derecha apoya la boca del cañón en la zona parietotemporal derecha generando la trayectoria establecida efectuando el disparo y la eyección de la vaina”.
La puesta en escena
Según el informe, al mismo tiempo del disparo “se produce la lesión y provoca la expulsión en forma de retroproyección de la sangre que genera los patrones hemáticos hallados en el vanitory luego de la acción realizada".

Paso a paso, cómo mataron al fiscal Alberto Nisman según el informe de la Gendarmería
Nisman, según Hermenegildo Sábat.
"El victimario 1 se dirige a la puerta del baño y ubica el arma en el sector donde fuera hallado abandonando el recinto y cerrando la puerta. Inmediatamente luego del disparo y mientras el victimario 1 se aleja del vanitory, el victimario 2 se posiciona por detrás de la víctima sin soltarlo. Producto de la manipulación genera los patrones hemáticos de caída vertical sobre el borde de la mesada, las manijas de las cajoneras, pierna izquierda en las prendas de vestir de la víctima y la alfombra seguida ubicada a la víctima de espaldas a la puerta y frente al espejo procede a lanzar hacia atrás el cuerpo."
Añade el informe de Gendarmería: “Durante la dinámica de la caída hacia atrás del cuerpo la fuente sangrante generaría los patrones hemáticos hallados en la zona interior de la puerta y aproximadamente a 60 centímetros de altura, para luego impactar en la zona próxima a la puerta de acceso generando patrones hemáticos en la zona baja, piso, zona de bidé y zona circundante". “Continuando la acción desarrollada el victimario 2 procede a la manipulación del cuerpo”, sostiene.

"Los integrantes de esta junta interdisciplinaria se encuentran en condiciones de concluir que la muerte violenta de quien fuera en vida Alberto Nisman se trató de un homicidio”.

viernes, 13 de octubre de 2017

LA ESCENA PARA LA POSIBLE DERROTA


Por Eduardo van der Kooy
Cristina Fernández, con bastante antelación, comenzó a diseñar la escena sobre la cual piensa moverse la noche del domingo 22. El día de las elecciones legislativas. A juzgar por los bocetos en su rueda de prensa de ayer, en el Instituto Patria, la ex presidenta se estaría adiestrando ya para una derrota en Buenos Aires. Nadie que no piense en ese desenlace podría agitar, como lo hizo ella, el supuesto fantasma de un fraude. Una denuncia que contó con una infinita carga de retórica antes que de alguna precisión.
El plan tendría fundamento pensando en el futuro de esa mujer. Cristina pretende instalar la deslegitimación de un resultado adverso. Sobre todo, para no sentirse a la intermperie, si aquello sucede, con demasiada rapidez. El cristinismo ha comenzado a advertir en las últimas semanas un ablandamiento de muchos de los intendentes del conurbano que les fueron fieles en agosto. Esos dirigentes acostumbran a tener –al margen de las encuestas- una noción bastante acabada de la temperatura social.
La ex presidenta se encargó de repetir, con mas y con menos, el libreto del 13 de agosto y sus días posteriores para advertir sobre aquel fraude en ciernes. Regresó con la lentitud del conteo. También con el festejo anticipado de Cambiemos cuando los cómputos en la Provincia distaban de ser los finales. Pero no agregó nada a lo conocido. Insistió en que todavía no recibió su comando electoral respuesta sobre aspectos técnicos y políticos del último escrutinio. A saber: la auditoría de un software, el pedido para que Gendarmería sea apartada del control de los comicios y la solicitud de renuncia del titular del Correo Argentino, Alejandro Tullio. Ninguno de estos asuntos fue formalizado como una denuncia penal ante la Justicia. Tal vez, porque carecen de la solvencia suficiente.
La ofensiva de Cristina respondería a otras razones. No hay en manos del Frente de Unidad Ciudadana ninguna encuesta que augure, como ocurría en agosto, una victoria de la ex presidenta. Las propias incluso (Analogías y CEOP) la ubican dos puntos por debajo de Esteban Bullrich. Existe un dato aún mas aterrador en las comarcas cristinistas. Se ausculta que a la candidata a senadora por Buenos Aires le cuesta mucho sumar votos al 34.27% que obtuvo en las primarias. Hay varias mediciones que la ubican por debajo de ese guarismo.
Por lo visto y escuchado en la rueda de prensa, la ex presidenta estaría tratando en estos diez días finales de retener el llamado voto duro. Quedó en evidencia de dos maneras. En la rueda de prensa, donde resumió una línea política directriz que fue la que desarrolló en estos dos años. También en la reunión que el domingo mantuvo en Escobar con intendentes de la Primera y Tercera Sección Electoral. A todos los escuchó como pocas veces.Incluso supo digerir palabras que no le resultaron gratas. A ellos reclamó una rigurosa fiscalización para el domingo 22. Los alertó sobre el fraude que imagina.
Tanto cuidado denota la ex presidenta con el capital del cual cree disponer, que no vaciló en juntarse con alcaldes que en medio de la campaña han tenido gestos que augurarían una futura autonomía. La semana pasada visitó a Leonardo Nardini en Malvinas Argentina. Estos días anduvo en Merlo, con Gustavo Menéndez. Ambos, junto a Santiago Maggiotti, de Navarro, población del interior bonaerense, tuvieron un encuentro y una foto con Miguel Angel Pichetto, el jefe del bloque de los senadores peronistas.
Cristina no se privó, a propósito, de un pequeño desquite. Al hablar en la rueda de prensa de su “persecución judicial” mostró un breve video focalizado en la figura de Pichetto. Fue cuando hizo, en su tiempo, la defensa del Memorándum de Entendimiento con Irán que aprobó el Congreso. Por ese texto, que Alberto Nisman interpretó como un intento de encubrimiento por el atentado en la AMIA, resultó citada a indagatoria por el juez Claudio Bonadío. Ocurrirá el jueves posterior a los comicios.
Pichetto es la referencia parlamentaria en torno a la cual bascula una hipotética reorganización del peronismo. Octubre podría alumbrar alguna compañía entre los gobernadores del PJ. Aunque esa mano no viene sencilla. Córdoba, de Juan Schiaretti, sucumbió en agosto ante Cambiemos. Nadie predice la reversión del paisaje. Algo similar sucedería en Entre Ríos, con Gustavo Bordet. Los números, según las encuestas, siguen siendo favorables a Juan Manuel Urtubey, en Salta, y Juan Manzur, en Tucumán. Pero en ambos casos la coalición oficialista de gobierno está acortando diferencias. Habrá que ver.
Cristina parece a esta altura estar peleando por una derrota digna en Buenos Aires. ¿Como sería?. Aumentado el caudal de sufragios que cosechó en las PASO. Intentaría mantener con ese recurso alguna influencia en aquella renovación que se propone el peronismo. Aunque dejó claro que está preparada para tragos difíciles. “Fui senadora. La única en la historia que expulsaron del entonces bloque oficialista. No creo que la soledad impida ejercer las representaciones”, anticipó en el Instituto Patria.
La rueda de prensa constituyó otro paso en la rectificación de la campaña que había ensayado para las PASO. Abundaron las señales de un retorno al pasado, en las formas y en el contenido.Cristina posó como en sus momentos de apogeo en el poder. Cuando hizo de las cadenas nacionales por radio y televisión casi una rutina. Parada detrás de un atril, en altura, con vestimenta formal. Lejos de la horizontalidad que actuó antes de las primarias. También de las ropas informales. Cuando resignó protagonismo y lo cedió a militantes y ciudadanos comunes afectados por los supuestos despojos y el ajuste económico de Mauricio Macri.
La ex presidenta retomó también otros tópicos que había dejado en un segundo plano. Apeló a su victimización. Marcó aspectos que denunciarían la ilegitimidad de gestión de Macri. Describió la presunta existencia de un Estado totalitario.
En tal derrotero, definió que el Poder Judicial sería una especie de fuerza de tarea del Poder Ejecutivo. Un espejo de su época. Habló de la existencia de listas negras presidenciales. Dijo estar segura de encabezar aquellas de los que tendría que desaparecer. Se esforzó por no parangonar el presente con la pasada dictadura. Quizás porque muchos consejeros machacaron con la inutilidad de ese mensaje. Pero arriesgó, aunque sin precisarla, una comparación con la década del 70. Cuando gobernaban Juan Perón e Isabel, su esposa. Refirió a la Triple A, la organización para estatal que confeccionó aquellas listas negras bajo la orden de José López Rega. Que derivaron en crímenes y exilio.Que se ocuparon de perfeccionar, con ríos de sangre y penuria, después los militares. Cristina enlazó esa tragedia con la desaparición de Santiago Maldonado.
También habló también del deterioro de la seguridad ciudadana. Y de la “concentración inédita y peligrosa” de poder que tendría ahora mismo Macri. Advertencias que, a lo mejor, podrían tener permeabilidad si ella no hubiera ejercido ocho años la presidencia como lo hizo. O si la sociedad hubiese ingresado en un ciclo de amnesia irreversible.
La ex presidenta va clausurando su campaña a los bandazos. Presa quizás de la confusión. O cierta desesperanza. ¿Que ha quedado de aquella mujer de aspecto sencillo y carácter dócil que en junio lanzó en el estadio de Arsenal el Frente de Unidad Ciudadana?.
Sólo, en apariencia, su nombre y apellido

jueves, 12 de octubre de 2017

CAMBIOS QUE ASOMAN EN LA NUEVA SELECCION


Por Julio Chiappetta
Es una verdad de perogrullo. Pero nunca mejor utilizada la frase "que el árbol no tape al bosque". La Selección Argentina ya sueña con el Mundial de Rusia. Sin embargo es la hora del replanteo. De la reconstrucción, De la construcción. La gran noche de Messi recibiéndose de Maradona no puede dejar al costado de la ruta todo lo que el fútbol argentino sufrió para llegar a la Copa del Mundo del año que viene. Los perjuicios económicos que podía haberle traído con cifras de pérdidas monstruosas. Y también el final de un ciclo de varios de los jugadores de una camada que no puede retirarse con el rótulo de"perdedora de finales".
Desde la dirigencia, tienen la intención de hacer un balance junto al cuerpo técnico y también incluir a los jugadores. Acordar un "Pacto de convivencia" en la cual se establezcan reglas claras a partir de ahora. No sólo en la relación con el periodismo, sino también con la gente. Hacer acciones de marketing con los sponsors. Acercarse a los más necesitados. Promover y difundir la solidaridad de estos jugadores. En el "mea culpa" Daniel Angelici y "Chiqui" Tapia también buscarán causales (y causantes) de por qué se llegó hasta la punta del abismo. La idea de acercar a los excampeones del mundo fue un éxito y se ampliará. También tendrán que dejar de lado migajas políticas y sumar a dirigentes de peso (Rodolfo D'Onofrio, Matías Lammens, Juan Sebastián Verón) que pueden aportar una visión diferente pero que sume.
En el cuerpo técnico, es muy posible que haya cambios. Lo decidirá un Jorge Sampaoli que deberá dejar de lado su veneración por Lionel Messi y ponerse a trabajar en la construcción de un equipo que lo respalde de verdad. Hubo choques con su ayudante Sebastián Beccacece que nadie ya podrá negar. Y la resolución sobre su reemplazo (o no) será cuestión de días. ¿Quién ocupará la silla? Pablo Aimar tiene muchísimas chances. Y se habla de contratar un centro de entrenamiento en Europa (¿Marbella?) para que los futbolistas que jueguen allí puedan entrenarse algunos días con Sampaoli y su cuerpo técnico. Se verá.
Volverán algunos "históricos" (Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Ramiro Funes Mori). Dejarán su lugar algunos que no cumplieron las expectativas o no se adaptaron a las ideas del técnico (¿Lautaro Acosta?). Y se incorporará un psicólogo o un especialista en neurociencias al cuerpo técnico, ya sea de manera permanente o en forma externa. Incluso, se supo que hay varios jugadores que tomaron la decisión de contratar uno de manera personal.
Y será el tiempo de la reconstrucción. Lo reconocieron los jugadores tras romper una "veda ridícula" en la cual intentaron tapar todo lo mal que se hizo hasta ahora. ¿O la culpa fue de los periodistas que no se metía la pelotita adentro del arco? Qué los periodistas tampoco contribuimos con algunas críticas excesivas o malintencionadas también es verdad. Que cada uno se haga cargo.
Nadie mejor que un analítico como Javier Mascherano -uno de los líderes de este grupo- le ponga las palabras exactas a todo lo que se vivió con la Selección: "Fue una situación límite donde los responsables éramos unos pocos. Muchos sabíamos que la historia podía terminar acá. Gracias a Dios no fue así. Y ahora hay que analizar bien todo lo que pasó en estos últimos tres años y a partir de eso poder reconstruir el fútbol argentino. Sin ponernos en víctimas pasamos momentos que hoy no pueden quedar en el olvido. Repito, hay que analizar todo pensando no sólo en esta generación, sino en las que vienen. Tenemos la obligación de dejarles algo".
"Es el dueño del juego", lo calificó Mascherano y su amigo Lionel Messi también dijo lo suyo: "A partir de este momento la Selección va a crecer y va a ser otra. Fue una liberación. Este grupo es inteligente y sacará muchas cosas positivas de todo lo que pasó". Angel Di María también se plegó a lo que viene: "Hay que darle tiempo a Sampaoli para que pueda trabajar y empezar a armar lo que el cuerpo técnico quiere y con los jugadores que quiere. Seguir ayudándolo a Leo para que el enano se sienta cómodo, como pasó contra Ecuador. Y a dejar el corazón como lo hicimos en Quito", agregó Di María.
Sergio "Chiquito" Romero dejó su reflexión: "Es el tiempo de construir. Nosotros queremos construir, nunca destruir. Llegamos a esto por muchísimas razones, no por una sola. Ahora es el momento de ir todos juntos al Mundial y poder hacer un gran torneo, como el de Brasil, pero que le demos la gran alegría a todo el país".

Es el tiempo de armar una nueva Selección para ir al Mundial a buscar lo que este grupo de excelentes jugadores, con Messi a la cabeza, se propone.

miércoles, 11 de octubre de 2017

LA TRAICION Y EL ACUERDO ESTAN SERVIDOS


Por Julio Blanck
Con el resultado electoral a la vista, dando por seguro un triunfo nacional del Gobierno más amplio aún que en las PASO que incluye como plato principal la derrota de Cristina Kirchner en Buenos Aires, los gobernadores, jefes parlamentarios, sindicalistas e intendentes del peronismo ya tienen listo el menú de la traición y el del acuerdo. No podría haber el uno sin el otro.
Traición, para que se entienda, de los que permanecen fieles a Cristina en la Provincia al solo efecto de colgarse del tercio de votos que ella asegura aún perdiendo, y así defender mejor sus enclaves de poder territorial. También de los gobernadores que no se atrevieron a enfrentarla abiertamente aunque fumigaron a sus representantes locales. De la tropa parlamentaria que se mantuvo dentro de los bloques del Frente para la Victoria esperando que llegue el momento que está por llegar. Y de la porción mayoritaria de la dirigencia sindical, que quiere dar vuelta la página kirchnerista de su historia y liberarse las manos para negociar con este gobierno, como antes lo hicieron con todos los demás.
Macri los espera, con poder renovado pero también con necesidades permanentes, para diseñar el país de los próximos años. Hay una coincidencia tácita, en el oficialismo y en la oposición: los acuerdos que vengan después de la elección podrán orientar el camino hacia transformaciones más profundas, pero no serán esas transformaciones. El gradualismo seguiría marcando el tiempo y la intensidad de la política, al menos hasta el turno presidencial de 2019.
Condición necesaria es la derrota de Cristina, que auguran ya una docena de encuestas incluidas las que manda hacer el Gobierno y celebra en privado, sin difundir datos, exagerando la cautela, tratando de exprimir hasta el último voto del mapa bonaerense con una tarea minuciosa, casi científica, abundante en recursos.
El trabajo de desplazar a Cristina del centro de la escena no lo hicieron los peronistas que no la quieren. Lo está haciendo Macri. Con ayuda original de muchos de ellos es cierto, pero nada de esto estaría sucediendo si el Gobierno hubiese entrado en el tobogán imparable con punto de destino en el helicóptero de evacuar presidentes de la Casa Rosada, que Cristina y los suyos auguraron, alentaron e intentaron provocar.
Ahora ese peronismo se apresta a completar la tarea. Es el paso obligado a la construcción de una alternativa de poder que quizá, si la suerte acompaña y el Gobierno se equivoca mucho, les permita competir con ambición cierta dentro de dos años. Si no, tendrán que esperar otro turno. Ocho años es mucho para estar a la intemperie. Pero Miguel Pichetto, jefe de operaciones de ese conglomerado ambicioso, ya les recordó que el PRI mexicano, un partido del poder como el peronismo, tuvo que esperar doce años cuando lo desmontaron de la presidencia.
El peronismo renovado subirá a escena antes que nada en el Congreso. En el Senado, Pichetto ya anticipó que hará bloque peronista sin Cristina, con quien está en una etapa de recíproco odio profundo. Promete tener más del doble de los senadores que reunirá la ex Presidenta.
​El peronismo en vías de renovación ve venir una poderosa ola amarilla sobre la elección del domingo 22​
A la vez se está cocinando un interbloque amplio en Diputados, como anticipó Clarín el viernes. Confluirían los legisladores conducidos políticamente por Diego Bossio que se animaron a romper con los ultra K apenas el poder pasó de Cristina a Macri; con los nuevos diputados que lleguen de las provincias con la elección del próximo domingo 22 y que reflejarán, después de muchos años, el mando de los gobernadores y no la sujeción a la lapicera de Carlos Zannini y La Cámpora.
El valor agregado es que allí recalarían también los legisladores que conserve Sergio Massa, cuya condición para participar en la renovación peronismo es que el kirchnerismo sea efectivamente remitido a la marginalidad. Ya habló del tema con Pichetto, con gobernadores y con varios intendentes del conurbano que figuran en Unidad Ciudadana, el espacio no peronista que armó Cristina.
Massa dice que armar una cooperativa requiere de esfuerzos y generosidad compartida. No son insumos que abunden en la política. Les está reclamando a los gobernadores una transfusión de sangre urgente para ayudarlo a sostener su dotación de diputados, en una elección que ya le nació complicada en las PASO y no parece sencilla de mejorar en dos semanas.
El plan original de los gobernadores era colaborar con Massa para que pudiera retener un millón de votos en la Provincia, después de haber sacado un millón y medio en las PASO. Con ese caudal, más que lo pudiera aportar Florencio Randazzo, que no será poco, el peronismo renovador tendría una base sólida para disputarle a Cristina el dominio en la Provincia. Los intendentes que se pasen de bando después de la elección ayudarían a erosionar los formidables tres millones y medio de votos que podría juntar la ex Presidenta aun perdiendo la elección ante Esteban Bullrich, el candidato de Macri y María Eugenia Vidal. Por ahora es pura ilusión.
Para darle más volumen al peronismo renovador, todavía nonato, ya hubo encuentros reservados de Pichetto y el gobernador Juan Manuel Urtubey con el patrón de Formosa, Gildo Insfrán, un inoxidable prekirchnerista a quien buscan apartar de Cristina.
Otros encuentros reveladores fueron sacados a la luz como señal política de lo que viene. Como la amable tertulia de los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) con Massa primero y con Pïchetto después. Menéndez y Nardini están en Unidad Ciudadana, al menos hasta el momento en que se cierren las urnas a las 18 horas del domingo 22. También se vieron con Gabriel Katopodis (San Martín), que permanece junto a Randazzo. Y con Juan Zabaleta (Hurlingham) que se fue con Randazzo y después de las PASO volvió a Cristina, en un retorno que también tendrá fecha de vencimiento el domingo electoral.
Abierto el juego de la recomposición peronista también quedó habilitada la danza de ambiciones para el corto y mediano plazo.
En un repaso rápido puede decirse que:
Urtubey, ocupado hoy en asegurar su triunfo en Salta, quiere ser candidato a presidente y pretende colocar a Pablo Kosiner como jefe del interbloque en cocción.
Massa juega con el imaginario de una candidatura a gobernador que está más en la intención de algunos intendentes que en la propia, pero postula a Graciela Camaño para liderar el nuevo espacio parlamentario.
Schiaretti, que por experiencia y peso político lidera junto con Pichetto la negociación global con el gobierno de Macri, también intentaría hacer baza en Diputados con Martín Llaryora, su actual vice que viene al Congreso.
Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, está otra vez en marcha de alejamiento de Cristina y vuelve a acunar su sueño de gobernador bonaerense. Para ese puesto insiste en jugar Fernando Espinoza, jefe político de La Matanza y desde allí gran sostén de Cristina hasta la noche de la elección.
Los sindicatos que dominan la CGT, que por errores de cálculo político y rencillas internas debieron postergar su propósito de ser ejes de la recomposición peronista, volvieron a tejer una red que los una con el peronismo parlamentario y los gobernadores.
A ellos les toca un ala muy expuesta en el frente de presión y negociación con el Gobierno. Es la que abarca el propósito de Macri de avanzar en cambios en las relaciones laborales, favoreciendo la productividad y la competitividad, aun sin una ley global sino con acuerdos por sector. Y también los devaneos, nunca del todo disipados, acerca de eventuales cambios en la edad jubilatoria.
El peso mayor de la búsqueda de acuerdos con el Gobierno estará cargado sobre el peronismo parlamentario, que será la expresión directa de los gobernadores. Por impulso de la Casa Rosada hay una agenda de leyes a tratar antes que termine el año, vinculadas a asuntos presupuestarios y fiscales. También a cuestiones sobre la Justicia. Puede ser la antesala de discusiones de fondo, el año próximo, sobre una nueva distribución de fondos que haga sustentables a la Nación y a las provincias.
Para todo hay que volver a la condición original, que es el opacamiento progresivo de Cristina. Los avances de la Justicia pueden contribuir fuertemente a ese propósito. Estaría muy cerca de una citación a indagatoria por la denuncia del fiscal Nisman sobre encubrimiento en el pacto con Irán. Ya tiene tres procesamientos. Y el 9 de noviembre será indagada por el caso Hotesur. Pero en el principio está la política.
En el peronismo en vías de renovación ven venir una poderosa ola amarilla sobre la elección del domingo 22, que puede impactar más fuerte de lo esperado incluso sobre los gobernadores propios. Admiten un error de diagnóstico en esta carrera electoral: nosotros les discutíamos la economía y ellos nos ganaron por la política, dicen. El reflejo de ese escenario para ellos imprevisto estaría en los focus group y las encuestas más recientes: la gente se cansó de Cristina y de un sistema, no quiere más Pata Medina ni Julio de Vido, admiten ahora.
Hay algo que ese reconocimiento tardío no impide: Macri hizo el trabajo más arduo y quiere cobrarlo. Tiene lógica. Hay que ver si puede.