A MODO DE PRESENTACION

Ya esta. El sueño se cumplió. Dejare de escribir en las paredes, ahora tengo mi pagina propia. Soy un periodista de alma, que desde hace 40 años vive y se alimenta de noticias. Tenia 18 años cuando me recibieron en El Liberal de Santiago del Estero, el doctor Julio Cesar Castiglione, aquien le debo mucho de lo que soy me mando a estudiar dactilografia. Ahí estaba yo dando mis primeros pasos en periodismo al lado de grandes maestros como Noriega, Jimenez, Sayago. Gracias a El Liberal conocí el mundo. Viaje varias veces a Europa, Estados Unidos, la lejana Sudafrica y América del Sur, cubriendo las carreras del "Lole" Reutemann en la Formula 1. Después mi derrotero continuo en Capital Federal hasta recalar para siempre en Mar del Plata, donde nacieron tres de mis cinco hijos y conocí a Liliana, el gran amor de mi vida. Aquí fui Jefe de Redacción del diario El Atlántico y tuve el honor de trabajar junto a un enorme periodista, Oscar Gastiarena. De el aprendí mucho. Coqui sacaba noticias hasta de los edictos judiciales. Bueno a grandes rasgos ese soy yo. Que es Mileniomdq, una pagina en la web en donde encontraras de todo. Recuerdos, anedoctas, comentarios. Seré voz y oídos de mis amigos. Ante un hecho de injusticia muchas veces quisistes ser presidente para ir en persona al lugar y solucionar los temas. Eso tratare de ser yo. Una especie de justiciero ante las injusticias, valga el juego de palabra. No faltaran mis vivencias sobre mi pago, Visiten el lugar, estoy seguro que les gustara. Detrás de mis comentarios idiotas se esconde un gran ingenio.

viernes, 19 de enero de 2018

LOS PELIGROS DE MACRI POR VIAJAR EN VUELOS COMERCIALES


Por Eduardo van der Kooy
El 9 de marzo de 2017 Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad, aseguró que Mauricio Macri “no puede viajar más en vuelos comerciales”. Lo reiteró hace cinco días. La Casa Militar, con la firma del general José Luis Yofre, hizo una idéntica recomendación.
A fines de esta semana, el Presidente iniciará una gira que lo llevará por Rusia, Suiza y Francia. Lo hará en líneas comerciales. La compra de una aeronave por parte del Estado argentino se dilata por tres razones. Una licitación abierta que luego fue cerrada. Ahora se reabrió. Un trámite que aún no finalizó ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), con sede en Canadá.
El resquemor que persiste en ciertos funcionarios del más alto nivel del Poder Ejecutivo, ante lo que podría interpretarse en la opinión pública como mensaje contradictorio: en medio de un proceso de ajuste de la maquinaria estatal, que incluyó un discutido megadecreto de urgencia de Macri, el Gobierno incurriría quizás en una millonaria erogación.
Pero no todo podría caber dentro de una misma bolsa. Un informe del Ministerio de Seguridad enumera 11 razones por las cuales Macri debería extremar sus cuidados por trasladarse en vuelos comerciales. Seis de ellas resultarían clave.
1) La ausencia de custodia armada: aquellas aerolíneas no permiten la portación de armas en vuelo.
2) La vulnerabilidad en los controles: la cantidad de pasajeros y equipajes los tornan menos rigurosos con el consecuente aumento de riesgo.
3) Lugar de operación de las aeronaves: los vuelos oficiales, a diferencia de los otros, operan en bases militares con altísimas medidas de seguridad.
4) Incremento de las amenazas: se trata de un fenómeno que ha ido en aumento en el país y en el mundo.
5) El personal interviniente: en vuelos comerciales se hace imposible conocer los antecedentes y el perfil del personal de la tripulación.
6) Falta de comunicación en vuelo: en la mayoría de las aerolíneas comerciales se prohíbe realizar llamadas a bordo. Lo cual mantiene por horas aislado al mandatario e imposibilitado de tomar decisiones.
Como ejemplo de los peligros potenciales, el trabajo detalla un episodio del 26 de febrero del 2017. Ese día fueron interceptadas en Aeroparque dos valijas con 21 kilos de éxtasis que pertenecían a un par de pasajeros de Colombia. Habían viajado desde Madrid en el vuelo 1133 de Aerolíneas Argentinas. El mismo utilizado por Macri y su mujer, Juliana Awada, para regresar desde la capital española. Los traficantes pudieron sortear los controles en Barajas y en Ezeiza antes de intentar embarcarse hacia Santiago de Chile.
El asunto más grave no sería, sin embargo, la actividad de los narcotraficantes. La vulnerabilidad de los controles, más allá de lo estrictos que suelen ser desde la tragedia en las Torres Gemelas de Manhattan en 2001, no permite excluir la posibilidad de que alguna organización terrorista pudiera sacar provecho de tales falencias. Por otra parte, el mayor número de atentados que se cometen contra aviones comerciales. Sus tragedias son más impactantes.
La vulnerabilidad de los controles, aunque hoy son más estrictos, no exime que alguna organización terrorista pudiera sacar provecho.
Además, resulta común la existencia de incidentes en los vuelos. En ningún caso serían indiferentes para la seguridad de un mandatario. Con estadísticas actualizadas al 2015, el diario El País de España informó que durante ese año se registraron 10.854 incidentes violentos de pasajeros a bordo de un avión. Un 16,5% más que durante el año anterior. En la Argentina, una médica argentina que viajaba en Air France desde París a Buenos Aires pidió que la cambiaran de clase ejecutiva por un comportamiento indecoroso de su compañero de vuelo. La tripulación encontró una manera de solucionar el pleito, pero al arribar, la médica fue a la Justicia lo cual derivó en la retención de la tripulación y del acusado para un interrogatorio.
La mayoría de los incidentes en vuelos suelen ser causados por el consumo excesivo de alcohol, trastornos por el cambio repentino de horarios o por brotes de ansiedad e irritación.
Un informe de IATA (International Air Transport Association) describe que el consumo de alcohol está presente en el 23% de los casos. Por tal motivo, la compañía Monarch Airlines, en el aeropuerto de Gatwick, Londres, instruyó a los empleados de bares y restoranes en la terminal para que alerten si algún pasajero realiza consumo excesivo de alcohol antes de abordar el avión. También se aconseja a la tripulación controlar la venta de bebida alcohólicas en vuelo. Otras aerolíneas enfrentan la reiteración de incidentes con medidas drásticas. Korean Airlines anunció que permitirá a su tripulación el uso de pistolas paralizantes para reducir a los violentos.

El Presidente estaría convencido de que para sus viajes tendría que recurrir a un avión del Estado. No se comprende la razón de tanta reticencia con la seguridad externa, cuando en el plano interno los controles se tornaron severos. Por las amenazas contra él mismo y su familia, los escraches en actos públicos, el par de incidentes con autos en el acceso a la Rosada. Macri anda ahora en camionetas blindadas. La Federal reforzó su custodia oficial. Se utilizan drones para su seguimiento cada vez que se mueve de un lado a otro. Es cierto que la Argentina es una Nación rehén de sus propias antinomias. Pero tampoco el mundo funciona como un parque de diversiones.

jueves, 18 de enero de 2018

ESCANDALO EN ESPAÑA CON UNA OBRA DE TEATRO CON SEXO REAL EN ESCENA


Por Sandra Commisso
Sexo explícito, desnudos, tragedias sangrientas y Pedro Almodóvar entre los espectadores. Así fue la representación, muy polémica, de la obra Mount Olympusun espectáculo de 24 horas que escandalizó a España.
La obra, del belga Jan Fabre, estuvo el fin de semana en los Teatros del Canal, en pleno centro de Madrid y recibió todo tipo de elogios y críticas, algunas lapidarias.
El público, en su mayoría, se mostró eufórico, a pesar del ritmo frenético de la representación. Una performance que no da respiro ni a los artistas ni a los espectadores.
Esta suerte de bacanal teatral que el director lleva de gira por distintas ciudades del mundo consiste en una revisión de 33 tragedias griegas, en una versión muy particular. La intención es mostrar el lado más oscuro, provocador y sexual de este género, fundador del teatro occidental.
En la escena final de la función, todo el elenco, cubierto con polvo de colores, baila twerking (un baile en cuclillas muy sensual y provocativo) luego de varios momentos osados en los que incluso hay escenas de masturbación y sexo anal. En plena madrugada, todo se vuelve un poco irreal en el escenario. Y en el final, cuatro actrices desnudas "ponen huevos" como si fueran gallinas.
El director Pedro Almodóvar fue uno de los asistentes y cuando la prensa lo consultó sobre su experiencia, sólo atinó a decir que se sintió "abrumado" por la experiencia teatral.
Apelando al dios griego Dionisio, la fiesta que sucede en escena es extrema y tanto los actores como el público terminan agotados, supuestamente con el objetivo de hacer catarsis.
Mount Olympus se basa en la de las "Grandes Dionisias", el mayor festival dramático de la Grecia antigua (siglo VI A.C). E intenta reproducir esas fiestas, orgiásticas, donde los poetas representaban sus tragedias. Y nada era sutil sino más bien explícito y muy directo.
Este espectáculo ya recorrió 17 ciudades del mundo y, según su director, "la idea es la de lograr una catarsis como con las antiguas tragedias griegas, preguntarse si se podía lograr en el teatro actual".
El montaje se representa en varios idiomas (inglés, francés, alemán, holandés e italiano, con subtítulos en español), y cuenta con más de 30 artistas sobre el escenario. El público necesita de un "mapa" orientativo para ir siguiendo cada una de las tragedias donde el espectador se puede cruzar con Antígona, Prometeo, Edipo o Electra.
La curiosidad por este espectáculo hizo que las entradas en Madrid estuvieran agotadas con varios meses de anticipación.
Las entradas, que se pusieron a la venta en junio de 2017, se agotaron ese mismo mes. Para Fabre no se trata únicamente de sexo. La sangre, la muerte y la tragedia por cuestiones políticas también están presentes en esta perfomance, como lo están en todos los mitos griegos.
"Un texto de estos puede representar hoy la tragedia de los refugiados o el horror que provoca el grupo Isis", dijo el director que está acostumbrado a las polémicas en sus proyectos.
Con una cantidad importante de adeptos que aplaude a Fabre aún antes de ver sus representaciones, el director también fue blanco de las críticas por parte de la prensa. Algunos catalogaron su performance como demasiado extensa, reiterativa y provocativa porque sí.
La obra ya pasó por Madrid, Berlín, Londres y París. ¿Llegará a Buenos Aires? ¿Qué opinaría el público local de una representación así?

miércoles, 17 de enero de 2018

¿QUIEN TIENE LA CULPA DE QUE EL PAPA NO VENGA?


Por Ricardo Roa
Culpable de que el Papa no visite la Argentina: Macri. Culpable de que el Papa reciba a notorios kirchneristas: el obispo Sánchez Sorondo. Culpable de que se diga que el Papa vive pendiente de las minucias de nuestra política interna: el mal periodismo.
Palabras más, palabras menos es lo que han venido diciendo en estas horas los voceros del Papa. Oficiales, oficiosos, ocasionales o permanentes. Estrategia de explicación que no explica o explica poco.
Aunque expliquen: todo es porque el Papa se niega a quedar encerrado en la grieta. Lo de la grieta es lo más extraño: se entiende o se entendía que un Papa es de lo mejor que tiene el mundo para cerrar o al menos intentar cerrar grietas. Es lo que Francisco mismo hace en países que no son el suyo.
Las grietas no se cierran con sonrisas para unos y caras amargas para otros, que son cosas que se leen fácil y que se recuerdan fácil. Y que suelen ser más claras que las declaraciones. Hay algo que no se olvida: el Vaticano ayudó dos veces a cerrar grietas, no sólo internas sino internacionales en las que estaba atrapada la Argentina.
El cardenal Samoré vino aquí y fue a Chile como representante de Juan Pablo II para cerrar una grieta feroz entre dos salvajes: Videla acá, Pinochet allá. El Papa terminó evitando una guerra y pariendo un tratado de paz. Aquello de 1978 amenazaba una guerra con muertes al por mayor. La grieta de ahora se dirime en democracia, con votos.
El mismo Papa que mandó a Samoré enfrentó aquí, con la astucia vaticana, a otro feroz: Galtieri. Vino después de haber estado en Gran Bretaña a intentar cerrar una grieta de balas: la Guerra de Malvinas. Fue en 1982.
Una guerra en ciernes y otra en desarrollo tienen que ver con la política interna. La esperanza que se frustra es que Francisco no ayude como antes otro Papa ayudó en días más difíciles. A Francisco se lo nota de un lado de la grieta: cuiden a Cristina no tiene contrapartida con Macri, al que envió ayer un mensaje protocolar y frío y a quien quienes son o se arrogan vocería papal azuzan.
Lo real: no viene, que es un mensaje. Lo también real, que varias veces vino muy cerca. Es la sexta vez que está en Latinoamérica. Visitó 26 países. Grandes, medianos y chicos. Para todos los gustos. De centro, de derecha y de izquierda. Democracias y dictadura, como la de Cuba. Le falta nada menos que su país.
La diplomacia vaticana construyó una forma de hacer política sobre silencios y ambigüedades. La Iglesia siempre tuvo voceros variados, claro que voceros oficiales y nunca nadie más oficial que el propio Papa, que habla con sus documentos y con sus gestos. Lo nuevo son voceros que usan un idioma incendiario al punto de orillar el desprecio por la democracia tal como hoy se la piensa.
Ahora despunta otro vocero, Víctor Fernández, a quien Bergoglio puso en la UCA. Buen redactor, lo ayudó con el documento de los obispos en Aparecida. Ya Papa, Francisco lo premió colocándolo por encima de muchos obispos. Pasó a ser arzobispo de Tiburnia. Que es como decir un arzobispo sin diócesis pero arzobispo al fin.

En una institución experta en gestos, Fernández se molesta porque el periodismo decodifica esos gestos. Si es por eso, seguramente deba seguir molestándose. El Papa tiene una misión universal pero su país es la Argentina. Se podría pensar que por eso mismo se aparta. Pero por eso mismo nadie mejor que él para tapar la grieta.

lunes, 15 de enero de 2018

MACRI ANTE UN PERONISMO DESHECHO


Por Eduardo Van der Kooy
El peronismo, en sus diferentes expresiones, empieza a convertirse en un problema para los planes de Mauricio Macri. Cristina Fernández, por su parte, se mantiene como el gran escollo para la transformación y la unidad que aquel peronismo requiere para pelear en 2019 el poder presidencial. Esas constituyen las reglas centrales que condicionarán la política en la Argentina de los tiempos venideros.
Para el Gobierno, tal paisaje representa por ahora una paradoja difícil de manipular. La permanencia de la división opositora asoma como una excelente oportunidad para el proyecto reeleccionista. Pero su crisis interna amenaza complicar una gestión crucial para Macri. De sus resultados, en especial económicos, se nutrirá el 2018. Como derivación, la posibilidad de continuar otro período de cuatro años en la Casa Rosada.La mayor traba radica en el Congreso, donde Cambiemos necesita siempre de acuerdos para progresar con las leyes. El oficialismo empieza a presumir, con las señales del verano, que la actividad parlamentaria no dará la talla promedio que suelen poseer los años no electorales.
El peronismo exhibe múltiples dificultades para salir de su crisis. Una de las más importantes es la colisión entre un liderazgo que pervive, el de la ex presidenta, que no es reconocido como una conducción por una mayoría. Otro ítem es la inexistencia de líderes emergentes. Lo explica la devastación electoral del año pasado. Pero también otros antecedentes. Desde el 2009 el peronismo sufrió cuatro derrotas en Buenos Aires. Tres de ellas consecutivas (2013, 2015, 2017). Su poder territorial empezó a quedar circunscripto a distritos de escaso músculo político. Es cierto que sus últimos presidentes –con excepción de Eduardo Duhalde—surgieron de territorios periféricos. Carlos Menem en La Rioja; Néstor y Cristina Kirchner en Santa Cruz. Pero todos tuvieron su centro de gravedad en Buenos Aires.En el principal distrito electoral se consolida ahora María Eugenia Vidal. Con recursos cercanos a los $65 mil millones para dos años. Es la dirigente nacional con mejores índices de popularidad. El peronismo se mantiene disperso.
Los esfuerzos de unidad tampoco prosperan. La mesa conformada a tal efecto despierta por el momento recelos. La integran kirchneristas puros (Agustín Rossi, jefe del bloque de Diputados K, y Daniel Filmus), dirigentes que estuvieron en el randazzismo (Alberto Fernández y Fernando “Chino” Navarro, del Movimiento Evita), otros cercanos al massismo (Felipe Solá y Daniel Arroyo) y el sindicalista Victor Santa María. Según la mirada de varios gobernadores e intendentes bonaerenses, todos dirigentes con respetable portación de apellido pero carentes de territorialidad. Territorio significa billetera disponible y poder.
La representación también poseería sus bemoles. Florencio Randazzo deja hacer pero no está demasiado convencido. Sergio Massa no asoma dispuesto a ninguna unidad en la cual predominen el kirchnerismo y Cristina. Quizás por esa razón Solá y Arroyo renegaron con rapidez de aquel grupo. Hubo otro par de señales: las declaraciones fulminantes de la diputada Graciela Camaño; la reunión que el propio Massa sostuvo con Miguel Angel Pichetto. El ex diputado y ex intendente de Tigre visualizaría –salvo una catástrofe de Cambiemos-- un camino quizás largo para la resurrección del peronismo. De hecho, ha empezado a desdoblar su actividad. Montó una oficina frente al Rio Luján para su trabajo profesional. Vinculado a temas jurídicos y de seguridad. Con conexiones regionales. Dejó el despacho céntrico con exclusividad para el Frente Renovador.
Las objeciones a aquellos quehaceres por la unidad nacen del racimo de peronistas que conservan territorio. Los gobernadores que ayudaron al Gobierno a sancionar la controvertida reforma previsional. Una pieza clave del pacto fiscal que permitirá gobernabilidad a mandatarios con arcas enclenques. Entre ellos se cuenta Alicia Kirchner. Por aquel gesto fueron públicamente cuestionados desde el interior del conglomerado peronista-kirchnerista. La cosa no concluyó allí. También cayó en la picota Pichetto, el jefe del bloque del PJ en el Senado. El interlocutor más serio que el Gobierno halló en el Congreso. “Esclavo de Macri”,llegaron a dispararle. Las esquirlas rozaron además a varios diputados. Algunos decidieron tomar su propio rumbo, al margen de las invocaciones a la unidad. Diego Bossio, que preside el bloque del PJ, se mostró la semana pasada con el nuevo titular del peronismo bonaerense, Gustavo Menéndez. El intendente de Merlo brega por la unidad en su provincia. Cree que únicamente desde esa geografía --no desde una mesa-- podría ensayarse un reordenamiento general del peronismo. Aunque también posee una limitante: parece a mitad de camino entre la reverencia a Cristina y la necesidad de su apartamiento para llevar adelante su obra.
Esa ambivalencia suena común a casi todos. El peronismo se distanció de la ex presidenta y su tropa para no quedar contaminado por los escándalos de corrupción. Algunos se animaron a objetar incluso su estrategia electoral que condujo a la derrota. Nada más. No incursionan en las gravísimas arbitrariedades políticas y errores económicos que signaron la decadencia de la década. ¿Cómo salir de ese corsé?.
El otro brazo peronista complicado de asir para el Gobierno refiere al sindicalismo. Existe ahora menos empatía que la que existió en la historia entre el movimiento y los gremios. Primero, porque éstos se resguardaron de la derrota electoral. Segundo, porque representan un poder político-económico que no está sujeto al dictado de las urnas. Hay un montón de casos emblemáticos. Aunque uno de ellos lo representa mejor que los demás. Hugo Moyano ya no está en la CGT pero sigue siendo una brújula. Se apartó del poderoso gremio de los camioneros. Aunque lo continúa manejando a través de uno de sus hijos, Pablo. Ingresó formalmente al mundo del fútbol, después de la muerte de Julio Grondona, y se convirtió en referencia ineludible. El titular de la AFA es Claudio “Chiqui” Tapia, su yerno. El hombre a quien siempre tiene a mano. Sobre todo en este trance, cuando se destapa la trama horrenda entre barras bravas y dirigentes de Independiente, su club.
Macri mantiene con Moyano una relación de ciclotimia. Donde inciden siempre los numerosos y enmarañados intereses del líder camionero. El clima se había sosegado luego que el Presidente prorrogó la licencia postal de la empresa OCA. Pero volvió a enrarecerse. Hubo una denuncia de la PROCELAC contra el cacique gremial por lavado de dinero. Se añadieron las revelaciones de Pablo “Bebote” Alvarez, barrabrava detenido, que involucra a dirigentes de Independiente también por supuesto lavado. Nunca mencionó a Hugo. Aunque si a Pablo. Es lo mismo para aquel. Es su heredero gremial. El líder camionero sospecha que existiría una mano negra detrás de aquellas confesiones. La mira está colocada sobre Gustavo Arribas, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Amigo de Macri. Hombre del fútbol. Como Daniel Angelici, mandamás de Boca Juniors. Moyano estuvo dialogando con Tapia sobre la posible incidencia de Angelici en el caso. Su yerno lo disuadió.
La relación con el sindicalismo está afectada por otro fenómeno. Varios casos de corrupción descubiertos en los últimos tiempos enlodan a dirigentes gremiales. Con escenas de increíble obscenidad. Mansiones fastuosas, millones escondidos, patrimonios incalculables. Aquello que siempre presumió el imaginario popular. Primero cayó el titular del SOMU, Omar “Caballo” Suárez. Aportante a la campaña de Cristina. Luego Juan Pablo “Pata” Medina, de la UOCRA, seccional La Plata. En los últimos días Marcelo Balcedo, del SOEME, y Humberto Monteros, de la UOCRA Bahía Blanca. Que junto a sus millones cobraba un plan jefes de hogar.
Dentro de ese panorama podrían destacarse tres cosas. Los dos sucesos de la UOCRA tuvieron el fogoneo previo de Vidal. En su ímpetu por mostrarse luchadora incansable contra las mafias. En ambos casos, además, la conducción nacional de la UOCRA se encargó de desligar responsabilidades. Gerardo Martínez, su jefe, compone hoy la línea dialoguista con el Gobierno. El auge de la construcción lo terminó acercando al poder. La Cámpora, en una repentina voltereta, salió en defensa de Moyano y otros gremialistas apremiados. A los mismos que supo espantar cuando Cristina se creyó eterna. Luis Barrionuevo y Luis D’Elia amenazaron que Macri podría ver trunco su mandato. Memoraron a Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa. Más favores al Gobierno, imposible.
En ese contexto, la ambición de llevar adelante la reforma laboral naufraga. Al menos en sesiones extraordinarias. Fue lo que Pichetto se encargó de subrayarle a Rogelio Frigerio. Macri no desea, sin embargo, resignar las sesiones de febrero. Que a cambio de la reforma laboral podría incluir asuntos políticos. El financiamiento de esa actividad, el destino de las PASO y el calendario electoral para el 2019. Se buscaría unificar las votaciones para no someter a los ciudadanos a la fatiga del año pasado.
El Presidente demandaría ese prólogo para llegar fortalecido a su discurso de apertura de las sesiones ordinarias en marzo. Sin dejar como última imagen parlamentaria aquella penosa de diciembre. Tal vez necesite más otro requisito: una inflación descendente, luego del pico del 3.1% en el cierre del 2017. Que redondeó un 24.8% anual. Muy cerca del índice que Cristina le dejó como parte de una desastrosa herencia hace ya dos años.

domingo, 14 de enero de 2018

LOS PRESOS POLITICOS DE RODY Y PATRICIO

RODY



PATRICIO
Son inteligentes, uno es santiagueño y  el otro mendocino, amigos. Ellos no se conocen, pero piensan igual, uno es K; el otro es anti Pro, lejos de Macri, cerca de Cristina. Pero a una persona no se la mide por sus colores politicos. Podes amar a Cristina y odiar a Macri; lo que no podes es criticar a los que opinan distinto y mentir en nombre del relato, ahi dejas de ser inteligente.
Ni Rody Beltran, amigo de la vida, ni Patricio Dario Aguilera ,amigo del facebook, nunca vieron bolsos y valijas repletas de dinero; el convento de las monjitas nunca existio, mucho menos Lopez; tampoco vieron desfilar cientos de autos de alta gama; no vieron retirar pilas de dinero de un banco de Jujuy, por laderos de Milagro Sala; el entendimiento con Iran nunca existio; el asesinato de un tal fiscal Nisman nunca paso. En el mundo K no hay ladrones, ya sea politicos o sindicalistas. Todos son buena gente  Para ellos Venezuela es el mejor pais del mundo e InMaduro es idolo total. Videla es un genocida. Milani tambien, pero para los K es un santo. Todos son presos politicos. Dicen que no hay pruebas y es lo que sobra.
Se llama preso político, estimados amigos,  a la persona que es encarcelada por sus convicciones y actividades de tipo político. Esto implica que su condena en prisión se opone a los Derechos Humanos, concretamente a las cláusulas de libertad de pensamiento, de expresión o de reunión.
La existencia de presos políticos en un país es un claro síntoma de falta de libertades políticas y, en consecuencia, es una situación propia de las dictaduras o de los regímenes que no son plenamente democráticos.
Nelson Mandela, un caso paradigmático
Probablemente Nelson Mandela ha sido el preso político más conocido de la historia reciente. Durante 27 estuvo en prisión por combatir el régimen de apartheid en Sudáfrica. Su historia es un buen ejemplo de lo que significa ser un preso político y, al mismo tiempo, una muestra del debate jurídico sobre este concepto, ya que para el gobierno sudafricano que lo encarceló Mandela se oponía a las leyes en vigor y con el paso del tiempo aquellas leyes han sido consideradas injustas. En este rubro no hay lugar para los ladrones y delincuentes, para los que vaciaron el pais. Ustedes lo saben no son idiotas; pero el relato  no les deja ver el bosque. Ni mas ni menos.

sábado, 13 de enero de 2018

POR QUE BARRIONUEVO AMENZA A MACRI



Por Ricardo Roa
La amenaza de Luis Barrionuevo es una muestra de debilidad,no es una muestra de fortaleza. Lo que dijo sin decirlo expresamente es que el Gobierno la va a pasar mal si continúa investigando a los sindicalistas y hasta puede irse antes de tiempo.
No hace falta echarle agua. Tampoco hace falta echarle agua a lo que le pasa a Barrionuevo para entender hoy a Barrionuevo.Detrás de lo que dice hay una mezcla de cuestiones personales y de cuestiones políticas y gremiales.
Por si no se recuerda, Barrionuevo es el mismo que dijo que “trabajando nadie hace plata” y que “debemos dejar de robar por dos años”. También, que era un “recontra alcahuete de Menem”. No puede con su genio y a menudo se va a la banquina.
Ahora está peleado con Macri o Macri lo dejó de lado, que es otra manera de entender por qué dijo lo que dijo aunque lo que dijo no es precisamente la mejor manera de amigarse.
Hubo un cortocircuito y una discusión fuerte a fines de agosto por la huelga general que terminó en un papelón para la CGT y un costo grande para él mismo: Macri echó a Ezequiel Sabor, un hombre que le respondía y que era el viceministro de Trabajo.
Un dato más: Barrionuevo es empujado a la pelea con Macri por su esposa Graciela Camaño, mujer brava y una de las primeras espadas si no la primera de Massa en Diputados.
Camaño se radicalizó en el debate por la reforma previsional. Y Barrionuevo acompañó: jugaron en tándem. Llegó a ordenarle al garajista y triunviro de la CGT Carlos Acuña que declarara el paro contra el proyecto un domingo, sin consultar con nadie.
A Barrionuevo le pasa también que necesita ganar protagonismo para evitar que se profundice la diáspora en la tropa que aún le responde. Le ha quedado un puñado de gremios como Viajantes, Perfumistas, Seguridad y el Vidrio. A diferencia de Moyano que tiene el soporte de Camioneros, Barrionuevo tiene al sindicato gastronómico. Su fortaleza no está ahí sino en su capacidad para articular relaciones de ida y vuelta con el poder.
Un Barrionuevo lejos del poder no les sirvea los sindicatos que están con él. Será para ver cómo andan sus cuentas y los porotos que junta cuando convoque al tradicional asado de verano en Mar del Plata. Un remedo del que hacía el metalúrgico Lorenzo Miguel en el Silvio Hotel de Mar de Ajó.
Hasta aquí las cuestiones personales y las cuestiones políticas y gremiales de Barrionuevo. El contexto no ayuda a Barrionuevo en su apriete al Gobierno y peor: el contexto lo somete al riesgo de quedar embarrado en el destape de la mafia y corrupción sindical.
El último episodio: la cúpula de la UOCRA de Bahía Blanca fue detenida por asociación ilícita y extorsión. En la redada apareció de todo: armas, drogas, dólares , millones de pesos y hasta una máquina de contar dinero.
Cobra María Eugenia Vidal que los había denunciado y cobra Macri que tiene a la UIF, la unidad antilavado, detrás de cada investigación. Y de paso saca algún rédito el siempre listoGerardo Martínez que ve cómo le limpian los enemigos internos. El hizo lo suyo: corrió a su segundo, de la tumultuosa filial de Santa Cruz, donde la UOCRA operó como fuerza de choque del kirchnerismo.
¿Y qué tiene que ver el podador de gastos Dujovne con todo esto? Nada. Solo que en medio de la crisis estrenó una casa de más de 1,5 millón de dólares en José Ignacio, Punta del Este. Podía haberlo evitado.

viernes, 12 de enero de 2018

EL CONFLICTO SOCIAL Y LA VIOLENCIA QUE OCULTA LA ARGENTINA


Por Eduardo van der Kooy
El ministerio del Interior aprovechó los primeros diez días de enero para correr el árbol que en el último mes del 2017 no permitió calibrar adecuadamente –modismo incorporado al lenguaje de Cambiemos—la abundancia del conflicto social y los latigazos de violencia en la Argentina. Traducido: la batalla por la reforma previsional en el Congreso y el salvajismo callejero en la Ciudad sirvieron para ocultar una cadena de distintos episodios que jalonaron la vida política en el interior. Alcanza con una estadística para tomar conciencia sobre la dimensión del problema: amén de la Capital y Buenos Aires, donde también se produjeron desórdenes en la Legislatura, en otras once provincias se replicaron protestas e incidentes por asuntos de índole nacional y también locales. Más de la mitad del país estuvo peligrosamente muy cerca de un punto de hervor. La recopilación fue realizada por la consultora Diagnóstico Político.Sirvió de base para la evaluación del ministro Rogelio Frigerio.
Los territorios involucrados ofrecieron un menú variado de razones. Córdoba fue epicentro de protestas de estatales y de la confluencia de grupos de izquierda radicalizados con el kirchnerismo para repudiar la reforma previsional. Santa Fevivió la tragedia (un muerto) por la explosión de una planta aceitera que derivó en una huelga nacional del gremio. En Rosario, como en Córdoba, aquellos mismos actores se movilizaron en defensa de los jubilados. En Misiones hubo una interrupción del puente internacional Posadas-Encarnación por un reclamo de taxistas. En Tucumán los bloqueos corrieron por cuenta de los tabacaleros. En Jujuy se registró un choque (con heridos y detenidos) entre trabajadores del ingenio azucarero La Esperanza y la policía provincial. En Neuquén se produjeron los disturbios más serios de todo el interior por la reforma previsional, siempre motorizados por el kirchnerismo y la izquierda. En Santa Cruz, la última sesión de la Legislatura concluyó con violentos incidentes en las protestas contra el pacto fiscal firmado por la mandataria, Alicia Kirchner, en la Casa Rosada. Ese fuego fue atizado además por otras decisiones domésticas.
Aquel paisaje permitiría sacar, al menos, un par de conclusiones. En primer lugar: la reforma previsional tuvo una onda expansiva que se desparramó por toda la Nación. No es casualidad que sea la razón central, por ahora, de la fuerte pérdida de imagen que afecta a Mauricio Macri. También, que la larga y estéril lucha contra la inflación (con tasas de interés altas y dólar retenido) ha provocado daños en sectores productivos del interior. El suave giro económico del Gobierno apuntaría a mitigar esos efectos y sostener el módico crecimiento económico previsto para 2018. Pero es temprano para conocer el efecto de la pequeña baja de tasas que Federico Sturzenegger hizo desde el Banco Central.
La Casa Rosada computa, para ese objetivo, otra herramienta. El pacto fiscal que firmó con todos los gobernadores, excepto el de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. Esos fondos saldrán del ahorro que el Estado obtendrá con el nuevo cálculo para ajustar los haberes de los jubilados. Gatillo de la última tormenta política.Verdadera paradoja, aunque no la única. Macri consiguió aquella meta gracias al acuerdo que hizo con gobernadores del PJ. Incluida Alicia Kirchner de Santa Cruz. Pero su cuñada, Cristina, fue quien lideró la resistencia del kirchnerismo. Votó en contra en el Senado. Aunque su provincia adoptiva y la de su familia recibirán finalmente el beneficio de los fondos que girará la administración central.
Tal contradicción se ha incrustado como una espina en la ardiente interna pejotista-kirchnerista. Miguel Angel Pichetto, el jefe del bloque peronista en el Senado, habló de “hipocresía”. Porque la ex presidenta y su tropa expusieron a los mandatarios que votaron la reforma previsional como “colaboracionistas” de Macri. En los papeles, el kirchnerismo, más allá del relato parlamentario, también terminó obteniendo su tajada.
Esa no representa una contradicción aislada. Cuando se aprobó la Ley de Reparación Histórica de Jubilados y Pensionados, en 2016, algunos disputados del FPV, como Máximo Kirchner, votaron afirmativamente el artículo que instruía al Poder Ejecutivo a establecer acuerdos con las 13 provincias cuyos sistemas previsionales no fueron transferidos a la Nación –entre ellos Santa Cruz—a fin de compensar las asimetrías pendientes.
La provincia de los Kirchner exhibe el sistema previsional más descalabrado. Los intentos de ordenamiento fracasaron. La Caja de Previsión Social de Santa Cruz cerró el 2017 con un pasivo de $4.000 millones. El 2016 la encontró en $3.880 millones. Pero entre uno y otro período se advirtió una diferencia en la administración central de la provincia: el último balance arrojó un superávit de 860 millones. Obtenido, en buena medida, con la ayuda financiera de la Casa Rosada.
Las estadísticas señalan que existen en Santa Cruz unos 25 mil jubilados y pensionados frente a unos 40 mil activos. En su mayoría pertenecientes a la planta del Estado. Los haberes se abonan con mucho retraso. Demasiadas veces en cuotas. Con la firma del pacto fiscal, Frigerio convino con Alicia Kirchner la necesidad de una drástica reforma del sistema previsional. Pero el contexto político en esa provincia no ayuda. Se trata de un conflicto que desde allá y desde acá se deberá desactivar.