A MODO DE PRESENTACION

Ya esta. El sueño se cumplió. Dejare de escribir en las paredes, ahora tengo mi pagina propia. Soy un periodista de alma, que desde hace 40 años vive y se alimenta de noticias. Tenia 18 años cuando me recibieron en El Liberal de Santiago del Estero, el doctor Julio Cesar Castiglione, aquien le debo mucho de lo que soy me mando a estudiar dactilografia. Ahí estaba yo dando mis primeros pasos en periodismo al lado de grandes maestros como Noriega, Jimenez, Sayago. Gracias a El Liberal conocí el mundo. Viaje varias veces a Europa, Estados Unidos, la lejana Sudafrica y América del Sur, cubriendo las carreras del "Lole" Reutemann en la Formula 1. Después mi derrotero continuo en Capital Federal hasta recalar para siempre en Mar del Plata, donde nacieron tres de mis cinco hijos y conocí a Liliana, el gran amor de mi vida. Aquí fui Jefe de Redacción del diario El Atlántico y tuve el honor de trabajar junto a un enorme periodista, Oscar Gastiarena. De el aprendí mucho. Coqui sacaba noticias hasta de los edictos judiciales. Bueno a grandes rasgos ese soy yo. Que es Mileniomdq, una pagina en la web en donde encontraras de todo. Recuerdos, anedoctas, comentarios. Seré voz y oídos de mis amigos. Ante un hecho de injusticia muchas veces quisistes ser presidente para ir en persona al lugar y solucionar los temas. Eso tratare de ser yo. Una especie de justiciero ante las injusticias, valga el juego de palabra. No faltaran mis vivencias sobre mi pago, Visiten el lugar, estoy seguro que les gustara. Detrás de mis comentarios idiotas se esconde un gran ingenio.

viernes, 15 de diciembre de 2017

BONADIO, EL JUEZ PERONISTA, QUE SEGÚN CRISTINA LA PERSIGUE



Cuando se analizó la situación de Cristina y las detenciones de Carlos Zannini, Luis D'Elía y Fernando Esteche estaban, además de Garavano y Pinedo, Mario Quintana, Gustavo Lopetegui, Rogelio Frigerio y Guillermo Dietrich. Uno de ellos preguntó si las declaraciones de Miguel Angel Pichetto ("la gran mayoría considera que no procede el desafuero") eran sinónimo de nuevos obstáculos para sacar el paquete de leyes, en especial la reforma jubilatoria. Pero coincidieron en que son cuestiones distintas. "Miguel fue uno de los que hizo campaña por el Memorándum", se recordó.
A esa altura de la conversación, Marcos Peña, el jefe de Gabinete, y Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Diputados, ya se habían ido porque tenían un encuentro con las espadas parlamentarias de Cambiemos. Peña les informó en esa reunión que Macri ya había firmado el decreto para convocar a sesiones extraordinarias y que el lunes se publicará en el Boletín Oficial. Luego, pasó especialmente por la sala de periodistas de la Casa Rosada para responderle a Cristina, quien había dicho que Bonadio "ejecuta" los pedidos de Macri, "Los argentinos saben que no vinimos a manipular la Justicia", sostuvo. En privado, un ala del macrismo asegura que la acusación de que la ex presidenta es una perseguida política "es un disparate" y desliza que la resolución de Bonadio y las reacciones de las distintas facciones del PJ forma parte de los sinuosos caminos de la "sangrienta interna peronista". Un funcionario lo explicaba así cuando caía la tarde en la Casa de Gobierno: "Bonadio es peronista y lo nombró el peronismo. Todos los jueces que están hoy fueron nombrados en distintos gobiernos peronistas y el sistema judicial funciona con los parámetros que puso el peronismo. Los que ahora reaccionan y llaman a la resistencia lo saben. Por eso, pese a lo que se dice para la TV, nadie deja de hablar con nosotros ". Quien no dejó de hacerlo fue Alicia Kirchner. Ayer, casi a la misma hora que Cristina desataba su furia contra la administración macrista, la hermana de Néstor Kirchner se reunía con un ministro en la Casa Rosada. Entró y salió apurada para que nadie la viera.

jueves, 14 de diciembre de 2017

EL NUEVO CONGRESO


Por Eduardo Paladini
En términos políticos, el número abrumaba. Más de 40 sobre un total de 72. Una cifra contundente en términos absolutos y relativos. Hasta el 10 de diciembre, Miguel Angel Pichetto condujo un bloque peronista-K que, con aliados, se paseó durante años en el Senado sacando leyes a voluntad.
Néstor y Cristina Kirchner disfrutaron de este esquema en la Cámara alta durante tres períodos presidenciales, con una sola mancha trascendente: las retenciones móviles que sepultó el vice Julio Cobos. Mauricio Macri, en cambio, debió adaptarse en el arranque del suyo y cada proyecto que impulsó tuvo que pasar por el tamiz peronista.
Pero para fines de este año, el romance de Pichetto (y varios gobernadores del PJ) con la Casa Rosada y las últimas elecciones legislativas provocaron un estallido. Y quedó configurado un nuevo mapa de poder en el Senado. Puede resumirse en números: 25, 24, 8 y el resto. ¿Cómo sería?
Argentina Federal: los 25 peronistas light
Es el grupo que logró juntar Pichetto y que responderá en gran medida a los gobernadores peronistas más moderados, como el cordobés Juan Schiaretti, el salteño Juan Manuel Urtubey y el entrerriano Gustavo Bordet.
El interbloque se llama Argentina Federal y tiene su réplica en Diputados. La bancada en particular que conduce el rionegrino también es copia de la Cámara baja: lo llamó Bloque Justicialista. Con 21 integrantes, es el eje del interbloque, que completan algunas fuerzas provinciales sueltas.
Con este interbloque, el Gobierno buscará negociar sus proyectos más sensibles. En realidad, como ya ocurrió con la reforma previsional y el pacto fiscal, serán negociaciones cruzadas, que en general arrancarán con los mandatarios del PJ a quienes responden esos legisladores. De ahí que a Pichetto se lo llame el "canciller" de los gobernadores.
Uno por uno, estos son los 25 miembros de Argentina Federal:
Bloque Justicialista: 21
1) Miguel Angel Pichetto / Río Negro / 2013-2019
2) Eduardo Aguilar / Chaco / 2013-2019
3) José Alperovich / Tucumán / 2015-2021
4) Inés Blas / Catamarca / 2015-2021
5) Carlos Caserio / Córdoba / 2015-2021
6) Julio César Catalán Magni / Tierra del Fuego / 2013-2019
7) Carlos Espínola / Corrientes / 2015-2021
8) Silvina García Larraburu / Río Negro / 2013-2019
9) María Teresa González / Formosa / 2017-2023
10) Pedro Guastavino / Entre Ríos / 2013-2019
11) Sigrid Kunath / Entre Ríos / 2013-2019
12) Cristina López Valverde / San Juan / 2017-2023
13) José Mayans / Formosa / 2017-2023
14) Carlos Menem / La Rioja / 2017-2023
15) Dalmacio Mera / Salta / 2015-2021
16) Beatriz Mirkin / Tucumán / 2015-2021
17) José Ojeda / Tierra del Fuego / 2015-2019
18) Omar Perotti / Santa Fe / 2015-2021
19) Guillermo Snopeck / Jujuy / 2017-2023
20) José Uñac / San Juan / 2017-2023

21) Rodolfo Urtubey / Salta / 2013-2019
Justicialista La Pampa: 2
22) Daniel Lovera / La Pampa / 2015-2021
23) Norma Durango / La Pampa /2015-2021
Justicialista Chubut: 1
24) Juan Mario Pais / Chubut /2015-2021
Chubut Somos Todos: 1
25) Alfredo Luenzo / Chubut / 2015-2021
Cambiemos: 24 oficialistas alineados
El gran salto legislativo del oficialismo, tras la elección, se dio en la Cámara alta. Por mérito ajeno -la partición del peronismo y los K- y mérito propio: el resultado en las urnas les permitió sumar 9 senadores (pasó de 15 a 24) y quedar a sólo uno de ser primera minoría.
El mayoría del interbloque la mantiene el radicalismo, con 12 integrantes. Esto permitió que el jefe del grupo siga siendo de este partido: era Angel Rozas (que ahora conduce la bancada radical) y ahora es el formoseño Luis Petcoff Naidenoff.
El resto se compone por nueve macristas puros (presididos por Humberto Schiavioni), al que se suman dos aliados provinciales para formar el Bloque Frente Provincial PRO; más un catamarqueño del Frente Cívico local.
Uno por uno, estos son los 24 miembros de Cambiemos.
Bloque UCR: 12
1) Luis Petcoff Naidenoff / Formosa / 2017-2023
2) Angel Rozas / Chaco / 2013-2019
3) Inés Brizuela y Doria / La Rioja / 2017-2023
4) Julio Cobos / Mendoza / 2015-2021
5) Eduardo Costa / Santa Cruz / 2017-2023
6) Silvia Elías de Pérez / Tucumán / 2015-2019
7) Mario Fiad / Jujuy / 2017-2023
8) Silvia Giacoppo/ Jujuy / 2017-2023
9) Juan Carlos Marino / La Pampa / 2015-2021
10) Julio César Martínez / La Rioja / 2017-2023
11) María Tapia / Santa Cruz / 2017-2023
12) Pamela Verasay / 2015-2021 / Mendoza
Bloque PRO: 9
1) Humberto Schiavoni / Misiones / 2017-2023
2) Pedro Braillard Poccard / Corrientes / 2015-2021
3) Esteban Bullrich / Buenos Aires / 2017-2023
4) Alfredo de Angeli / Entre Ríos / 2013-2019
5) Gladys González / Buenos Aires / 2017-2023
6) Ernesto Martínez / Córdoba / 2015-2021
7) Federico Pinedo / Ciudad / 2015-2019
8) Laura Rodríguez Machado / Córdoba / 2015-2021
9) Marta Varela / Ciudad / 2015-2019
Bloque Producción y Trabajo: 1
1) Roberto Basualdo / San Juan / 2017-2023
Bloque Avanzar San Luis: 1
1) Claudio Poggi / San Luis / 2017-2023
Bloque Frente Cívico y Social de Catamarca: 1
1) Oscar Castillo / Catamarca / 2015-2021

FPV-PJ: Cristina y otros 7 ultraopositores
Es el tercer grupo más fuerte de la Cámara alta y lo compone el ultrakirchnerismo. Son los restos del poderoso bloque que manejaba Pichetto y que, con la incorporación de Cristina, tendrá un perfil ultraopositor.
Curiosidad de género: con ocho integrantes, siete son mujeres pero el jefe es el único varón, el neuquino Marcelo Fuentes.
Curiosidad semántica: se quedó con el nombre FPV-PJ, que tenía la bancada de 40 y pico. Un detalle como para marcar que los separatistas son los que huyeron con Pichetto.
Más allá de la cantidad de votos, se espera que la ex presidenta busque hacer pesar sus dotes de oradora para marcar diferencia en los debates. Ya se sabe, por caso, que integrará la estratégica comisión de Presupuesto, que conducirá Esteban Bullrich y donde tendrá como compañero a su ex vice Julio Cobos.
Uno por uno, estos son los 8 miembros del bloque FPV-PJ
Bloque FPV-PJ: 8
1) Cristina Kirchner / Buenos Aires / 2017-2023
2) Marcelo Fuentes / Neuquén / 2013-2019
3) Ana Almirón / Corrientes / 2015-2021
4) Nancy González / Chubut / 2015-2021
5) Ana Ianni / Santa Cruz / 2017-2023
6) Anabel Fernández Sagasti / Mendoza / 2015-2021
7) María Pilatti Vergara / Chaco / 2013-2019
8) María de los Angeles Sacnun / Santa Fe / 2015-2021
El resto: 15, con varios famosos
Al margen del peronismo dialoguista, el oficialismo y el kirchnerismo ciudadano, hay una decena de bloques sueltos, con varios senadores "famosos" y que orbitan a diferente distancia del Gobierno. El santafesino Carlos Reutemann, por caso, del monobloque Santa Fe federal, siempre se mostró más cercano al macrismo.

Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) o Adolfo Rodríguez Saá (Justicialista San Luis), en cambio, tienen posturas bien opositoras. Con un par de curiosidades: el cineasta entró a la Cámara alta en 2013, compartiendo lista con Elisa Carrió, hoy aliada estrella de Macri. El puntano, en tanto, pasó de antikirchnerista a ultracristinista una vez que la ex presidenta dejó el poder.
Otras figuras conocidas: el ex gobernador salteño Juan Carlos Romero y el poderoso gremialista de los petroleros Guillermo Pereyra.
También hay dos bloques provinciales, de Santiago del Estero y Misiones (con el ex gobernador Maurice Closs como figura), que responden a los mandatarios e irían levantando la mano en función de cómo acuerden los mandatarios con la Rosada

miércoles, 13 de diciembre de 2017

TREN DIRECTO A MARDEL DEMORA 15 MINUTOS MENOS QUE EL LECHERO



Por Mariano Gaviria

Hay que madrugar para subirse al tren directo que une Constitución con Mar del Plata. Corre una señora con su nieta, que llegan a despachar las valijas justo antes de que la locomotora comience a moverse, puntual, a las 4.15 de la mañana:“Nos quedamos dormidas y casi lo pierdo”, dice ya más relajada.
El servicio tiene un enemigo: el reloj. No sólo por el horario en el que sale desde una zona no muy amigable para circular de noche y que provoca que llegar hasta allí en taxi o remís a algunos les pueda costar casi lo mismo que el propio pasaje, sino que tarda sólo 15 minutos menos que el tren que ya funciona desde julio y que tiene doce paradas. La empresa promete que en 2019 será más veloz.
Esta nueva formación se inauguró la semana pasada y será la nueva opción que tengan los veraneantes para llegar a la costa atlántica. Clarín estuvo en el tren para contar cómo es viajar a La Feliz por esta vía, y se encontró con un transporte de última generación pero con un camino de otra década.
El tren es silencioso, cómodo para descansar y tiene un mayor espacio entre asientos que el de la clase turista de un avión, si uno se lo propone podría dormir todo el trayecto sin abrir los ojos. Pero tiene problemas que hacen dudar a los pasajeros a la hora de elegir la mejor manera de llegar hasta el mar, uno de ellos –tal vez el más importante- es el del tiempo: va muy lento.
Por momentos la locomotora no supera los 10 kilómetros por hora, lo que hace pensar que está por frenar en cualquier momento. La acción la repite varias veces en los 400 kilómetros que separan la ciudad de Buenos Aires con la balnearia. Lo llamativo es que no sólo ocurre cuando pasa cerca de zonas urbanas, sino también cuando no hay nada alrededor y sólo se ve el campo y alguna vaca a varios metros de distancia.
En donde el trayecto está en mejores condiciones, la velocidad máxima que puede alcanzar es de 100 km/h. La formación en realidad podría llegar a los 140 km/h, pero por las condiciones del camino no lo hace. Sería como querer acelerar una Ferrari en un viejo empedrado.
El horario de salida es la queja que más se repite entre los pasajeros. Salir a las cuatro de la mañana de Constitución es complejo porque a esa hora ya casi no hay transporte público y las personas no tienen opciones para llegar. Quienes viven lejos y deciden pagar un taxi, el precio puede costar lo mismo que el propio pasaje en tren.
La situación es difícil hasta para los empleados del ferrocarril, que deben pasar la noche en la estación: “Llego a las 22, cuando pasa el último tren desde mi casa en Hudson y desde ahí espero hasta subirme a éste”, cuenta uno de los mozos. Los turistas también hacen malabares para llegar a la estación, que es peligrosa a esa hora. Como Ricardo Gutiérrez, jubilado, que se tuvo que tomar dos colectivos desde Florencio Varela: “Es insólito que lo hayan puesto en ese horario, es inseguro y peligroso”.
Si bien todos los coches tienen baños muy bien cuidados y limpios, pasillos relucientes y aire acondicionado, no hay WiFi y la plataforma para ver películas online desde el teléfono no funciona. Si alguien quiere escuchar música o jugar con el celular, deberá saber que es muy difícil cargar la batería: sólo hay dos enchufes por vagón y los pasajeros hacen fila en el baño (donde hay un toma) para recargar el teléfono.

La formación tiene, como en las épocas doradas de los años ‘50, un salón comedor con buenos precios. Aunque en el viaje que hizo este diario el bar parecería haber sido “saqueado”. Sólo se podía comprar café ($25), gaseosas ($30), pebete de jamón y queso ($50) y galletitas de agua ($15). Según el menú debería estar disponible también una pizza individual ($65), sándwich de milanesa ($70), medialunas ($6) y diferentes tipos de golosinas.
En cuanto al precio del pasaje, los valores varían dependiendo los días. Es más caro los fines de semana y en determinadas fechas (feriados, cambios de quincena) y más barato los martes, miércoles y jueves. Así, el pasaje de ida en Primera (la categoría básica) va de 460 a 510 pesos. El pasaje en Pullman, la clase más alta, puede costar hasta 615 pesos. Son precios más económicos que los de los micros de larga distancia, que salen de Retiro con valores de 600 a 800 pesos y tardan poco más de cinco horas.

lunes, 11 de diciembre de 2017

LOS LAMENTOS KIRCHNERISTAS EN ELPAIS DE LAS PARADOJAS


Por Jorge Lanata
Las posibilidades de que Cristina vaya presa y, antes, sea desaforada, son inexistentes. El pedido de desafuero se discutirá en una Cámara que asistió solemne, el día de asunción de los nuevos legisladores, al izamiento de la bandera por parte de Carlos Menem. Este tiene una condena firme de siete años de cárcel impuesta en 2013 por el trafico de armas a Ecuador y Croacia. Nunca se le quitaron los fueros que lo mantienen libre. El jueves fue un día intenso y confuso: el pasado nos saltó encima como un gato, la imagen del fiscal Nisman volvió a aparecer en la televisión. Muy pocos, aún ahora, se animan a hablar de su asesinato. Dicen “la muerte”, como si hubiera muerto de muerte natural.
El mismo día el juez Daniel Rafecas enfrentaba al Consejo de la Magistratura. ”Volvería a desestimar la denuncia de Alberto Nisman”, dijo. Rafecas, en un trámite exprés, hizo caso omiso de cuarenta mil escuchas que hoy Bonadio toma como prueba. Las escuchas dejan en claro la fabricación de la inocencia de Irán por parte de un gobierno que necesitaba petróleo o ingresos urgentes por unos diez mil millones de dólares. Cristina cambiaba 85 muertes por dinero.
Escuché el jueves que eso no significa “traición a la Patria”. El jueves fue el día de las paradojas: el kirchnerismo acusaba al gobierno de la movida judicial. Y el Gobierno quería suicidarse en masa: la decisión de Bonadio ponía en riesgo toda su estrategia parlamentaria con el peronismo en estado de cisma. La reforma laboral tambalea y ni siquiera tendrían los 65 mil millones de dólares que terminarán quitándole a los jubilados. Mientras la negociación se estira, Carrió descubrió que el “empalme” es notoriamente injusto (al pasar la actualización de seis meses a tres, la cuenta del gobierno evita pagar alrededor de un 3%) y la tropa propia empieza a sublevarse.
Hubo más insultos a Bonadio en el Gobierno que en el kirchnerismo. Mientras Cristina volvió a competir por el Oscar a la mejor víctima, los actores secundarios siguen preocupados por lo que podría llamarse la “estética de la detención”. En el Sur, Zannini acordó entregarse a la madrugada y se negó a ponerse el casquito y el chaleco. Citó, probablemente, el antecedente Boudou, preocupado en su momento por aparecer en pijama y descalzo. Que les preocupe la foto, quizás, habla más de ellos mismos que ninguna otra cosa.
Los organismos de derechos humanos,en bloque, defienden a Rafecas, no les preocupan los derechos humanos de los 85 muertos de la AMIA. Los medios kirchneristas volantean los antecedentes de Bonadio, en la viejísima táctica de desacreditar a la persona sin hablar del hecho de fondo. Es cierto, Bonadio tiene una historia vergonzosa: fue funcionario de Corach, de allí saltó a la servilleta, condenó a Marcelo Bonelli por publicar la declaración jurada de Alderete, al que defendió en otras causas, durmió el expediente de la AMIA para favorecer a Galeano, pero ahora –sin hablar de su arranque procesal- presentó 600 páginas de pruebas contundentes.
Bonadio, también, fue kirchnerista. ”Claudio es un buen juez” justificó alguna vez Diana Conti. Cristina –que persiguió mas de diez años al Grupo Clarín inventándole causas judiciales, que me mantuvo ocho años fuera de la televisión abierta, que inventó una medidora de rating como su medidora de Yrigoyen, que modificó el “schedule” del fútbol los domingos- está preocupada porque algunos medios que sus socios derrumbaron, ahora echaron a un par de conductores.
El kirchnerismo se ha creído su propio mentira, y se inventó un pasado republicano. De todos modos, nadie sugiere comerse al caníbal. El gobierno necesita a Cristina libre para seguir dividiendo al peronismo y los jueces, a veces, se exceden sobreactuando. Hebe de Bonafini, mientras tanto, grita que “si detienen a Cristina se va a armar un quilombo que ni te cuento”. Pero no da detalles.

domingo, 10 de diciembre de 2017

EL OTRO CASO DE TRAICIÓN A LA PATRIA


La noticia del pedido de desafuero de Cristina Fernández de Kirchner hizo recuperar otro caso en la historia argentina donde hubo una acusación de "traición a la patria".
Guillermo Mac Hannaford fue el único militar argentino condenado a prisión perpetua por traición a la patria en una historia plagada de maniobras, servicios de inteligencia y falta de pruebas. Aunque finalmente el acusado fue indultado.
El escenario: la guerra entre Paraguay y Bolivia.
Durante tres años, 250.000 soldados bolivianos y 150.000 paraguayos se enfrentaron en los cañadones chaqueños.
La guerra finalizó en 1935. El trámite se llevó a cabo en la Argentina, donde su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Saavedra Lamas, convocó a una Conferencia de Paz para dirimir el conflicto --lo que un año más tarde le valió el Nobel de la Paz-- .
Mac Hannaford y otros personajes fueron acusados de vender documentos sensibles a Bolivia y también a Paraguay.
El caso
En “El traidor” (2011), el periodista Adrián Pignatelli recupera la figura de Mac Hannaford, un muy destacado militar de larga experiencia como edecán de personalidades extranjeras y ex agregado militar en Bolivia.
El caso empezó en 1936 y terminó en 1938. Los paraguayos mantenían cordiales relaciones con la Argentina. El coronel Eduardo Torreani Viera, agregado militar de la embajada de Paraguay, había pedido una audiencia con el gobierno argentino. Su país venía de la guerra con Bolivia.
Pero Torreani Viera no había ido a hablar del conflicto, sino que traía una denuncia: un civil argentino le había ofrecido documentos militares secretos. Ese día el civil fue detenido. Era Horacio Pita Oliver, un espía de los servicios de informaciones del Ejército.
¿Quién le había dado los papeles? Pita Oliver mencionó al mayor Mac Hannaford, ayudante del jefe del Estado Mayor, general Nicolás Accamé.
Era toda una sorpresa: Mac Hannaford había sido, hasta dos días antes, uno de los edecanes argentinos del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, que había presidido en Buenos Aires la Conferencia Interamericana de la Paz.
Poco antes de las doce de la noche de ese día, Mac Hannaford fue arrestado en su casa de Olivos. Derrumbaron el cielorraso, levantaron los pisos, revisaron cada rincón pero no encontraron nada.
En los cargos que el Consejo de Guerra consideró probada la sustracción de documentos a través de Horacio Pita Oliver. Lo real es que nunca se encontraron los papeles que el intermediario Pita Oliver ofreció a los paraguayos. Tampoco tuvo fuerza de prueba que negociaba documentos a los bolivianos por 300 pesos. En otras palabras, no hubo pruebas clave.
La condena​
El 16 de agosto de 1938 el presidente Roberto Marcelino Ortiz, que ya había sucedido a Agustín P. Justo, firmó el decreto confirmando la sentencia. No hubo posibilidad de apelar porque a los defensores se les negó recurrir a la Corte Suprema.
Dos días más tarde todo estaba preparado en el Colegio Militar de Palomar para un acto inédito en la historia argentina, la degradación de un militar.
Mac Hannaford fue llevado primero a la isla Martín García y luego al penal de Ushuaia, donde estuvo alojado hasta 1944. Luego lo mandaron a una cárcel de Buenos Aires. Ya había contraído tuberculosis.
Después de pasar 20 años preso, el ex militar fue indultado finalmente por un decreto del presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, en 1956.
Mac Hannaford murió cinco años después de su liberación. Corría el 5 de setiembre de 1961.

sábado, 9 de diciembre de 2017

LA MADRE DEL TESTIGO E DICE QUE SU HIJO NO VIO A MALDONADO EN MANOS DE GENDARMERIA

CLAUDINA PILQUIMAN MADRE DEL TESTIGO E

Por Claudio Andrade
La madre del Testigo E, Claudina Pilquiman, brindó ayer su testimonio ante el juez federal Gustavo Villanueva y aseguró que su hijo, Lucas Naiman Pilquiman, no vio a Santiago Maldonado en manos de Gendarmería Nacional el 1 de agosto. Esto contradice la versión que este le entregó a la APDH, con reserva de identidad, en la que relataba que el artesano había sido atrapado, golpeado y trasladado por los efectivos.
De acuerdo a lo que el joven le contó a su madre, Maldonado estaba justo atrás suyo aquel día. Ambos se escapaban y escuchaban tiros. Cuando llegaron a la orilla del río Chubut, permanecieron unos instantes enredados entre los sauces y al empezar el cruce el artesano decidió no continuar por temor al agua. Naiman Pilquiman sí lo atravesó, miró hacia atrás y lo descubrió escondido entre unas ramas. La presencia de los efectivos queda fuera de su descripción.
El joven reveló que estuvo a punto de entregarse. “(Al verse impedido por la vegetación) pensó ma, si que me agarren”, señaló Claudina. Al final logró zafarse y emprendió el cruce. Maldonado desistió.
La testimonial de Pilquiman invalida lo que supuestamente su hijo indicó al abogado de la APDH de Córdoba, Carlos González Quintana, a mediados de septiembre, y que este envió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En el documento se consigna que, según el Testigo E, el tatuador había sido detenido y llevado con destino desconocido. “Tres gendarmes lo arrastran con golpes hasta el alto de la barranca donde se encontraba el resto de los gendarmes. Asevera que lo suben a una Unimog”, señala el informe.
La madre amplia el recuerdo de su hijo. Pilquiman dice que ella, junto a un nutrido grupo de mapuches, buscaron a Maldonado hasta altas horas de la noche ese mismo 1 de agosto en que desapareció. La razón es que todos pensaban que todavía podía estar “escondido”.
Entre quienes rastrillaron el área, río arriba y río abajo, estuvieron Nicolás Hernández Huala (hermano del lonko Facundo Jones Huala), su otra hija Ailinco Pilquiman, “y otro lamien que andaba a caballo” especificó. Recorrieron en los alrededores de donde el artesano fue visto por última vez. Claudina detalla que no puede precisar el nivel del agua pero que no estaba crecido. Su hijo le había dicho a la APDH que por donde intentaron cruzar era necesario nadar en un tramo. Pilquiman también alude a un mensaje enviado por una “lamien” en el cual se avisaba que faltaba un “cumpita”.
La mujer señaló, sobre el operativo de despeje de la ruta 40 del 31 de julio, que los efectivos “tiraban muchas balas de goma” y que había gendarmes mujeres lanzando “piedras”. En su testimonio no hace ninguna mención al disparo o el sonido de las 9mm a las que aludió otro testigo clave del caso, Matías Santana. Santana es el primer indígena que afirmó que Gendarmería Nacional había agredido brutalmente a Maldonado para luego llevárselo en un camión.
El testimonio de Claudina adquirió especial relevancia en los últimos días, porque hasta el momento no pudo ser encontrado su hijo Lucas. El joven se marchó de Esquel junto a su pareja y sus dos hijos. Fuentes judiciales le indicaron a Radio del Lago de esa localidad que “Lucas” había sido convocado por el juez Lleral para el miércoles pasado y que el joven mapuche se excusó mandando a decir que estaba “de duelo por la muerte de Rafael Nahuel”. Nahuel falleció el 25 de noviembre, en Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche, en el marco de un operativo de Prefectura Naval.

Según pudo averiguar este diario, Claudina le confesó a sus conocidos que desde el momento en que trascendió que su hijo era el Testigo E su vida se había transformado en “un infierno”. Tal como reveló Clarín el 20 de octubre pasado, fuentes confidenciales contaron que Naiman Pilquiman se sentía arrepentido de haber dicho que Maldonado cayó en las manos de los agentes y que había sido presionado por Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

viernes, 8 de diciembre de 2017

CRISTINA TENIA RAZON EN PREOCUPARSE


Por Claudio Savoia
No tuvo ni tiempo de disfrutar de su regreso al Congreso como senadora.
El juez Claudio Bonadio aguó la fiesta con un fulminante procesamiento en la que es, según las propias palabras de la ex presidenta, la causa que más preocupa a Cristina Kirchner: donde la acusan de haber colaborado para lograr la impunidad de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA.
Aunque el retrato de Cristina que a ella más le gustaría difundir está poblado de manchas cada vez más grandes y oscuras por las numerosas causa de corrupción que la tienen como estrella -y que ayer recibieron otra pincelada por parte de la Cámara Federal, que ratificó su procesamiento como jefa de una asociación ilícita dedicada a lavar dinero- el golpe de hoy es mucho más doloroso: las coimas y sobreprecios en la obra pública podrían disimularse en el paisaje general de la política argentina, pero la entrega de la sangre inocente derramada en el peor atentado terrorista de la historia nacional a cambio de algún beneficio personal o partidario es más de lo que cualquiera puede tolerar.
Aunque la comparación no es exactamente equivalente, podría recordarse el abismo en el que cayó Carlos Menem cuando a la causa por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador -un negociado vergonzante frente a aliados históricos como Perú, pero que seguía bajo el paraguas "comprensible" de la corrupción- se vinculó la tragedia de Río Tercero, con sus explosiones y sus siete muertos. Era demasiado.
En un expediente en el que trabaja hace tiempo, Bonadio reunió pruebas y testimonios respecto del funcionamiento habitual de la cancillería y su sistema de decisiones.
¿Pudo haberse gestado el pacto con Teherán como una iniciativa diplomática que pasó todas las instancias técnicas habituales para cualquier tratado, en la cual Cristina sólo haya buscado una vía para encontrar justicia por el atentado?
La respuesta del juez es terminante: no.
Por el contrario: el acuerdo fue alumbrado por una diplomacia paralela cuyos actores eran personas de la más estrecha confianza de la ex presidenta, que movieron cada pieza por expresa orden de ella.
¿No era lícito tratar de destrabar la causa AMIA por cualquier camino?
No, responde Bonadio, si ese camino implica admitir la culpabilidad de los iraníes acusados -como lo hizo el ex canciller Timerman en un tenso diálogo con líderes de la colectividad judía- y luego aliviar su situación judicial permitiendo que no sean indagados por el juez argentino y eventualmente que también sean librados de las incómodas alertas rojas de Interpol que los perseguían en todo el mundo.
La denuncia judicial por la que el fiscal Alberto Nisman entregó su vida permaneció congelada dos años, hasta que la Cámara de Casación ordenó investigarla sobre el filo de la Navidad pasada.
Las maniobras e intrigas con las que el kirchnerismo buscó evitar que el expediente se abriera fueron una clara y persistente alerta sobre la preocupación que Cristina le dedicaba al asunto, y lo que era capaz de hacer para coagularlo.
De hecho, en estos días se discute en el Consejo de la Magistratura el desempeño del juez Daniel Rafecas en el caso.
El magistrado se negó a investigar la denuncia de Nisman y los consejeros hurgan en una posible coordinación con el gobierno K para colocar aquella lápida, que luego fue remachada por otra tanda de jueces y fiscales cercanos al kirchnerismo: el ahora destituido camarista Eduardo Freiler, su entonces inseparable y ahora redimido colega Jorge Ballestero y el fiscal Javier De Luca, quien en lugar de golpear las puertas de la Casación para que abriera el caso, como es su función, hizo lo imposible por evitarlo.
Mientras tanto, Bonadio seguía adelante con su expediente por supuesta traición a la Patria, al que luego se sumó la renacida causa por la denuncia de Nisman.
En sus miles de fojasfueron emergiendo las pruebas y los testimonios sobre una supuesta operación para beneficiar a Irán.
Otra mancha oscura para la senadora bonaerense. Y muy difícil de limpiar.